En el 2014 Loor se vinculó al Partido Republicano, en donde ha conocido a políticos como el senador John McCain y el candidato presidencial Ted Cruz. Foto: Cortesía.

En el 2014 Loor se vinculó al Partido Republicano, en donde ha conocido a políticos como el senador John McCain y el candidato presidencial Ted Cruz. Foto: Cortesía.

Evelyn Tapia
Redactora (I) [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

El sueño americano se traduce en sus dos empresas

7 de febrero de 2016 14:10

Steve Loor tenía 20 años cuando tomó un avión que lo llevó desde Quito hasta Carolina del Norte (EE.UU.). Han pasado 18 años desde entonces y el sueño de ser piloto de carreras, que había guardado en su adolescencia y que lo motivó a dejar Ecuador, fue quedando atrás y le dejó espacio a otro, el de formar su propia empresa.

Aunque no fue sencillo, este ecuatoriano cuenta que ese anhelo hoy es una realidad. Loor fundó en el 2005 la empresa Von Loor Language Solutions, con la que ofrece el servicio de traducción e interpretación a compañías en los Estados Unidos. “Por dos años trabajé en lo que es parecido al Colegio de Abogados de Carolina del Norte. Ahí pude ver que uno de los más grandes problemas que tenían las firmas de abogados era la falta de personal bilingüe que pueda explicar con claridad al hispano cuáles son sus opciones, al igual que para el abogado, entender el problema del hispano. Eso generaba más problemas”.

Con su esposa, María Elisa Padilla, en el 2011 abrió una segunda empresa que también ofrece servicios de traducción e interpretación, Equinox Global Solutions.

“Así, llegamos a cubrir el servicio de lenguaje comenzando por la interpretación inglés – español, hasta cubrir más de 100 lenguas”. Unos 126 traductores en 10 países están a cargo de las traducciones para los clientes, entre los que se cuentan empresas de seguros, abogados, políticos, entre otros.

Cuando cuenta su historia de vida, sobre cómo es que llegó a radicarse en Durham (Carolina del Norte), no puede evitar contar que su destino estuvo ligado a Estados Unidos desde que estaba en el vientre de su madre, pues nació en ese país. “Llegué a Ecuador cuando tenía 2 meses de haber nacido. Mi mami es de Quito y yo debí nacer en Quito, pero ella estaba de paso en Estados Unidos, y cuando quiso viajar a Ecuador no se lo permitieron por lo avanzado de su embarazo”, comenta.

En el camino que recorrió desde los 20 años para alcanzar su meta de fundar una empresa propia, pasó por empleos que le permitieron perfeccionar su idioma.

Aunque reconoce que el inglés que aprendió cuando estudió en el Colegio Shyris Valdivia y en el Mydes, fue bueno para defenderse al llegar, asevera que el acento, que es diferente en cada región, fue uno de los retos.

Su primer trabajo en Estados Unidos fue como mecánico para el gigante automotriz BMW; también trabajó en IBM, en donde era jefe de una línea de ensamble de computadoras y en el Banco de América, en donde fue cajero bilingüe hasta el 2004. “Ahí perfeccioné el tema de la traducción. Yo me autoeduqué, en realidad, me preparé por mi cuenta. Tengo una prima que era intérprete en la Corte y me sugirió que me entrenara para ser intérprete”.

Con cuatro hijos y una familia que lo acompaña en cada emprendimiento de su vida, Loor dice que alcanzar el ‘sueño americano’ no es fácil. “Conlleva luchar fuerte, no desvanecer, no rendirse, levantarse cuando se ha fallado y seguir adelante, que el futuro poco a poco va abriendo puertas”.

Hartmut Bock, su amigo de la época colegial en Quito, destaca que la actitud de perseverancia de Loor siempre lo caracterizó.

“Steve es un empresario que ha triunfado en Estados Unidos y ha demostrado tener la persistencia que se requiere para triunfar, ha sabido aprovechar sus oportunidades”, añade.

Además de las dos empresas de traducción, este emprendedor comenzó hace dos meses dos nuevos proyectos, una firma de consultoría política llamada Wave Strategies y un programa de ayuda para niños de escasos recursos en Ecuador, Von Loor Fundation.

Fue en una de sus visitas a Ecuador con sus hijos, cuando decidió que quería ayudar a los niños del país. “Estábamos comiendo en un restaurante y cuando salimos vimos a un niño en la calle. Yo le regalé comida y mis hijos no entendían qué pasaba, porque no habían visto eso antes. Me hizo pensar en lo afortunados que son los niños que viven en Estados Unidos”, cuenta.

El plan es ayudar a los niños con ropa y juguetes. Por ahora, Loor trabaja en encontrar alianzas con los orfelinatos en Quito.

La iniciativa de crear una consultora política, por otro lado, es el resultado de un proceso que inició en el 2014, cuando se acercó a la política, al Partido Republicano particularmente.

En ese año, el ecuatoriano conoció a la aspirante al Senado, la peruana Mary López y colaboró con su campaña y reconoció en la política una forma de servicio, dice. Actualmente, es el segundo Vicepresidente Nacional de la Asamblea Nacional Republicana Hispana, en Carolina del Norte y fue elegido por el gobernador de California, Pat McCrory, como consejero del Concilio de Asuntos Hispanos en el Estado.

“Como vicechairman (vicepresidente) yo localizo líderes hispanoamericanos, creo nuevos capítulos de la organización en otros estados y gestiono la movilización de grupos para que se unan al partido para poner candidatos hispanos a puestos públicos”, explica.

A futuro, añade el empresario, quisiera postularse como candidato al Senado. “Hay muchos descendientes de ecuatorianos que están aquí y no hay mucha representación para ellos, por eso quisiera postularme”, cuenta.

Gonzalo Ferrer, presidente de la Asamblea Nacional Republicana Hispana, ve en Loor un excelente potencial. Él destaca que el ecuatoriano tiene excelentes capacidades de liderazgo y negociación.

“Sabe crear consenso entre personas con diferentes puntos de vista políticos y es capaz de establecer conexiones significativas con políticos de elevada categoría”, comenta Ferrer.