redacción guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 0

Ella superó una quiebra y hoy borda su propio negocio

Olga María Balarezo aprendió a bordar hace 17 años. Lo hizo cuando trabajaba en una de las sucursales del desaparecido Filanbanco en Machala. Justo antes de que este banco cerrara, ella confeccionaba bolsos, camisas y manteles bordados que ofrecía a sus compañeros de trabajo y amigos.

Al quedarse sin trabajo se radicó en Guayaquil, en el 2000. Ya en el Puerto Principal su hobbie se convirtió en algo que le daba ingresos, según cuenta esta emprendedora. "A mis amigas les gustaba mi trabajo y decidí aprender diferentes técnicas de bordado", recuerda.

Así, ella se concentró en la fabricación de bolsos. "Vi que las carteras y bolsos tenían mayor demanda por eso me fui por esa línea", señala Balarezo.

Para ello aprendió en cursos particulares las técnicas conocidas como bordado de cinta, español, rococó, con lentejuelas y con diferentes puntos e hilos.

Aunque su negocio empezó desde que llegó a Guayaquil, fue en el 2010 cuando Balarezo le puso nombre y un logo a su marca. Para iniciar con el emprendimiento formal, invirtió alrededor de USD 500, con los que compró dos máquinas de coser, hilos, cintas, asas y tela para la fabricación de las carteras.

Confeccionar un bolso le toma alrededor de ocho horas. Normalmente en las mañanas se dedica unas cuatro horas para elaborar los bolsos, que en su mayoría son pedidos especiales.

Al mes produce unas 30 carteras, bolsos y monederos que oferta desde USD 8 hasta 60. La materia prima (hilos y telas) que usa para realizar los productos la adquiere en locales ubicados en el centro de Guayaquil.

Todos los bolsos cuentan con diseños con una temática floral.

Paralelo a la venta de carteras, Balarezo ofrece clases de bordados desde hace ocho años. Una de sus estudiantes es Mónica Minchala. Ella es contadora de profesión, pero su gusto por bordar la llevó a tomar clases. Diariamente acude a sus tutorías luego de su trabajo. "Lo aprendido hasta ahora me deja satisfecha y con la oportunidad de elaborar mis propias carteras", explica la estudiante.

Balarezo factura alrededor de USD 700 en sus ventas de carteras y clases. Mensualmente recibe unas 15 estudiantes que reciben clases personalizadas.

La marca Bolsos Bordados OM confecciona productos en diferentes modelos y colores. Balarezo incluye una línea de monederos y cosmetiqueras.

En las ferias como Mujeres 365 y Handmade se promocionan estas creaciones; las redes sociales como Facebook también dan impulso a este negocio. En tres meses, Balarezo, tiene previsto inaugurar una isla en un centro comercial.


El negocio en detalle
Materia prima. La tela que usa es de origen nacional. Destacan las telas damasco, jeans, gabardina y pana.

La oferta. Manteles con bordados, juegos para cubrir el baño, camisetas y souveniers son parte de su catálogo.


LA CIFRA:
USD 700 factura este negocio al mes, en promedio.