Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

El sushi dulce y los mini postres son parte de sus 200 golosinas

Alfajores, sushi dulce, postres enteros y miniatura son parte de las casi 200 variedades de dulce que oferta de D'Picar. Se trata del emprendimiento que inició Paola Menéndez hace 13 años, en Guayaquil.

Esta amante de la cocina inició con la preparación de los dulces en el 2000, cuando estaba embarazada de su hija Camila. Dejó su trabajo en una empresa para cuidar de su salud. "Pero no quería dejar de generar ingresos", cuenta.

Así, se decidió a hacer de su pasión una fuente de ingresos y empezó a elaborar dulces bajo pedido para familiares y conocidos. Su hija nació y sus productos ganaban cada vez más acogida. Luego de dos años, la demanda fue tal que decidió montar un negocio y le dio un nombre; también creó un logo.

Hoy, D'Picar produce hasta 15 000 dulces por semana en épocas fuertes, como la navideña. En esas semanas, puede llegar a vender hasta USD 6 000. En la temporada baja, vende aproximadamente USD 1 000 semanales.

La elaboración la realiza desde su domicilio, ubicado en la ciudadela Matices (Daule, Guayas). Para alcanzar este nivel de producción, tuvo que ampliar su cocina hace dos años. En esto, invirtió cerca de USD 6 000, que destinó a la adecuación de un espacio dedicado a la elaboración de masas.

El producto estrella de esta micro­empresa es el sushi dulce. Consiste en rollos del tamaño similar a los del sushi tradicional, pero elaborado a base de manjar, chocolate, nuez, almendras… Este bocadito se vende por USD 300 el paquete de 250 unidades. D'Picar provee de salsas de chocolate y manjar para acompañarlos, además de los palillos.

Otros dulces con gran acogida son las versiones miniatura de tres leches, quesillo, tartaletas y cheesecakes. Los precios de los productos varían de acuerdo con el tamaño y los ingredientes. Así, un paquete de 100 dulces oscila entre USD 18 y USD 28. Los dulces enteros van desde los USD 25 hasta los USD 50.

El mayor volumen de ventas de D'Picar se concentra en eventos sociales, principalmente los matrimonios. Por ejemplo, Nicolás Murtinho compró a Menéndez todos los bocaditos para su boda, en mayo del 2011. "El sabor es excelente y ahora es común probarlos en muchos eventos de la ciudad", indica.

Otra clienta es Margarita Aguayo. Ella compró los dulces de D'Picar por primera vez en el 2008, para la primera comunión de su hijo. "Lo hice porque recibí excelentes referencias. Desde entonces los pido para cada evento". Agrega que la presentación es impecable. "Se preocupa por todos los detalles".