Henry Machuca realizó la investigación para producir el puro con materia prima traída desde Loja. Él rescata el proceso de elaboración de su abuelo. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Henry Machuca realizó la investigación para producir el puro con materia prima traída desde Loja. Él rescata el proceso de elaboración de su abuelo. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Un tabaco con identidad ecuatoriana

3 de mayo de 2017 15:23

La idea Taita Cana nace con la creación de un puro a base de chamico. Henry Machuca junto con su hermano, Edwin , emprendieron este negocio y lo trajeron a Quito, desde su natal Loja.

Taita Cuna es un emprendimiento que se dedica a la producción, distribución y venta de tabacos elaborados con productos lojanos 100% naturales.

La idea de los dos jóvenes es crear una alternativa para las personas que fuman y que no quieran genera dependencia.

El proyecto nació en el 2013, y no fue sino hasta diciembre del 2016 cuando se lanzó el producto el mercado. Henry, se encargó de la investigación y Edwin de la parte gastronómica y creación de sabores. Los dos tratan de adueñarse de esta practica generacional de su abuelo y tatarabuelo.

Para crear un puro de Taita Cana, Henry se preocupa desde la siembra. La planta de tabaco ecuadoriam/brasiliam es cultivada en los terrenos de Vilcabamba y Olmedo, en Loja.

La cosecha se realiza en cuarto menguante de luna. “ Las culturas ancestrales preincas creían que en ese momento la tierra se regenera energéticamente y la savia de las plantas es mejor”, según afirma Henry Machuca.

Después de la cosecha, el proceso que él realiza con las hojas de tabaco es la misma que su abuelo le enseñó. Machuca explica que “en Cuba se demoran en producir siete meses; nosotros nos demoramos un par de semanas”.

Algunas empresas fermentan la hoja de tabaco, esto hace que el proceso dure meses.
El emprendimiento realiza una extracción de la savia de hoja de forma manual y la mezclan con otros insumos producidos en Loja. Para darle una textura y maceración al tabaco se demora alrededor de dos semanas.

Henry explica que para enrollar un tabaco se toma alrededor de 10 minutos si conoce de la técnica, sino puede durar días.

Lo innovador del proyecto es dar distintos sabores a los puros. Para el proceso primero se muele en piedra el fruto o hierba que desee incorporar, luego se realiza una maceración en barriles de roble, para que las hojas capten el aroma y el sabor.

El responsable de este proceso dentro de Taita Cana es Edwin Machuca, estudiante de gastronomía; mediante sus conocimientos ha experimentado varios sabores y texturas. “ Para que las hojas de tabaco no sean tan fuertes realizamos una infusión con manzanilla, esto da un toque más delicado y sutil al paladar”. Entre los sabores de tabacos que dispone Taita Cana están los de champán, frutos rojos silvestres, mentolados, brandi, entre otros.

Taita Cana distribuye sus productos a varios locales a escala nacional. Entre estos están: la Fundación Sinchi Sacha, Museo Mindalae, Organic Store, Hostería Olmedo, entre otras. Además, los hermanos ofertan su producto en redes sociales e incluyen envíos a varios puntos del país.

Para María José Aguirre, propietaria de Organic Store, este producto ha tenido buena acogida en las personas de 40 a 50 años. “La gente prefiere consumir este tipo de tabaco para no crear adicción y cuidar de su salud”.

Por Internet el emprendimiento registra pedidos que dejan ventas por USD 2 000 al mes, mientras que en ventas físicas factura alrededor de USD 700 mensuales.
Para el próxima 6 de mayo está previsto que Taita Cana abra su primer local en el Centro Histórico de Quito; allí los visitantes podrán aprender la historia y catar tabaco con una gama de sabores.

Además, los interesados podrán comprar los productos con empaques elaborados con material reciclado, “la idea es generar identidad con la marca”, finaliza Machuca .