Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Los tableros vienen de los bosques chilenos

En 27 locales a escala nacional está presente el logotipo Placacentro Masisa. El pájaro carpintero, ícono de esta franquicia chilena, decora aquellas fachadas desde el 2002, cuando se inauguró su primer local en Imbabura.

Las proyecciones locales sobre un creciente mercado de equipamiento habitacional y comercial han permitido, según sus directivos, la expansión de esta firma dedicada a la venta de tableros de madera y demás accesorios para carpinteros.

El mueblista Juan Muñoz, propietario de un taller (sur de Guayaquil), dice que es cliente de Placacentro Masisa Hipertableros (noroeste) desde hace dos años. Sostiene que el plus que allí encuentra es la variedad de tableros de MDF (fibra de madera) y MDP (partículas de madera). La firma chilena tiene presencia en 340 locales en 11 países, a escala regional.

La producción se realiza en 12 complejos industriales ubicados en Chile, Argentina, México, Brasil y Venezuela. De los 3,25 millones de m 3 de tableros de madera anuales que elabora, un 10% se comercializa en Ecuador.

Manuel Muena, gerente de Placacentro Masisa Ecuador, indica que el aumento en el consumo de este tipo de maderas surgió a mediados de la década anterior. Las exigencias estadounidenses -cuenta Muena- de que los productos que ingresen por sus puertos sean transportados o empaquetados en maderas de bosques sustentables motivó especialmente a las firmas bananeras. Masisa cuenta con un patrimonio de 243 000 hectáreas de bosques en Venezuela y Chile.

La innovación en el diseño de interiores es, según Luis Darío Villacrés, uno de los socios de la firma y que lidera ocho locales, otro factor de la demanda. Los diseños de muebles se modifican con el gusto del cliente. Antes, dice Villacrés, los modelos de muebles eran estándares y pasaban de generación en generación.

“Voy a armar un clóset según una guía que me facilitaron. No soy carpintero profesional, pero intentaré dar otro ambiente a mi dormitorio”, dice Carlos Barreño, cliente de Placacentro Masisa.

Para Andrea Navarrete, gerenta de Marketing de Placacentro Masisa Ecuador, la valoración de sus productos se relaciona, entre otras cosas, con el cumplimiento de la norma europea E-1, que certifica baja emisión de formaldehído en sus tableros; la de Melamina Antimicrobiana, la de Gestión Forestal Responsable (FSC, en inglés)… Ser parte de esta marca involucra un acuerdo comercial, añade Muena, con base en el sentido altruista del origen de la marca, relacionada con el cuidado ambiental y el desarrollo humanístico.

Según los directivos, la inversión por local de Placacentro bordea los USD 200 000 y se atiende, en promedio, a 300 clientes al día, en todos sus locales.