placeholder
Santiago Velasco combina hortalizas, verduras, harina y las transforma en deliciosos tallarines.  Foto: Galo Paguay/ LÍDERES

Santiago Velasco combina hortalizas, verduras, harina y las transforma en deliciosos tallarines. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES

Tallarines de colores para todos los gustos

28 de diciembre de 2016 12:26

Una pequeña máquina fue el inicio del emprendimiento denominado Alivier, que se encarga de la elaboración de tallarines artesanas y de sabores.

Su propietario se llama Santiago Velasco, un joven de 17 años, que decidió levantar este negocio para alimentar bien a las personas.

El emprendimiento nació el año pasado y desde el principio Velasco luchó para mejorar su producción. Su primera idea fue mezclar verduras y hortalizas como la remolacha, albahaca, espinaca y otras en la pasta. El sabor quedó espectacular, dice con orgullo.

Este oriundo de Alangasí recibió un ‘empujón’. Recuerda que fue un regalo de Navidad, que le hizo su hermana desde Argentina como un regalo.

El presente llegó en el momento indicado, ya que Velasco estaba a punto de terminar su carrera de Ingeniería en Alimentos. “Fue una buena oportunidad para empezar a trabajar”. Y lo hizo.

Al principio repartió el producto entre sus familiares. Luego, empezó a la comercialización de sus tallarines artesanales.

“La pasta comercial de los supermercados es de huevo por lo que el plus de mi negocio es mezclar con productos nutritivos”.

La inversión de este emprendimiento no fue excesiva. Empezó con USD 80 para la maquinaria, la harina y otros materiales.

Velasco tiene una ventaja porque tiene una pequeña huerta, en la que obtiene las hortalizas o las verduras. Eso garantiza que el producto sea totalmente natural.

Los precios de los artículos de este joven emprendedor son económicos. Una funda de 400 gramos cuesta USD 2 y las ventas suman los 50 semanales. “Quiero que mi producto llegue a más personas y que se alimenten correctamente”.

Por ahora Velasco comercializa su producto dentro de su parroquia Alangasí y bajo pedidos, que se pueden realizar a su número 099 658 1837.

Este emprendedor ha recibido muestras de apoyo dentro de su localidad para que mejore sus ventas. Desde la Junta Parroquial se indicó que es necesario fortalecer el apoyo a los emprendedores de esta localidad para que puedan salir adelante.

Henry Quimbiulco, vicepresidente de la Junta, señala además que se deben ampliar las ferias de emprendimientos para que se muestre a estos talentos. “El ingrediente más importante es levantarse y hacer algo, muchas personas tienen ideas, pero solo algunas como Santiago deciden cristalizarlas hoy”.

Mariana Gómez es una pobladora de una localidad vecina, quien probó estos tallarines. Le gustaron porque tienen un sabor agradable por la mezcla con las verduras y las hortalizas.
Además, sostiene que es una buena alternativa para los niños porque el alimento llama la atención por su color y sabor.

A pocos días de acabar el 2016, este emprendedor se propuso nuevas metas, que están relacionada con ampliar el volumen de producción de su colorida pasta.

Lo primero que hará es mezclar nuevos productos como la harina de trigo con la de arveja. Esto le dará un nuevo sabor, es decir, más alternativas para los comensales.
Su siguiente propósito para el año que viene es ampliar su producción, ya que su hermana, quien le dio el impulso inicial, le regalará una nueva máquina industrial para que su producción sea mayor.

El alangaseño tiene expectativas y cumple uno de sus sueños más anhelados: tener un negocio propio, que abra las puertas a nuevos emprendedores y que ayude a que las personas se alimenten de forma nutritiva y saludable.