Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Un taller enseña cómo se hace la joya y... la vende

Tres factores han contribuido a una reducción en la venta de joyas artesanales en Cuenca. El primero es el aumento en el precio de los metales (oro, plata y cobre) que se da desde el 2004.

El segundo, y consecuencia de ese incremento de precio, es la importación desde Brasil, China, Perú y Panamá de joyas en oro golfi y metales no puros. El tercero es la acogida de la bisutería que se comercializa vía catálogo y se paga a plazos. Ante este cambio en el mercado, Fausto Ordóñez, quien es joyero desde 1985, cambió su estrategia para incrementar las ventas en su taller en Cuenca (centro).

El año pasado invirtió unosUSD 8 000 y amplió su taller. Instaló vitrinas para exhibir sopletes, balanzas, entre otros instrumentos que usaban los joyeros a inicios del siglo pasado. También exhibe 50 piezas elaboradas por artistas cuencanos, y donadas a Ordóñez, para que mostrara el talento orfebre del artesano azuayo.

El recorrido por la casa museo, que tiene un área de 150 m², dura unos 20 minutos y allí Ordóñez explica la evolución de ese oficio, desde 1800 hasta hoy. Además, enseña cómo se elabora una pieza.

Una de las visitantes, Cristina Sandoval, tras conocer en vivo cómo se elabora una joya se animó a comprar una pieza trabajada por este cuencano.

La reacción de Sandoval es precisamente lo que busca Ordóñez. Por eso ni la entrada, ni el recorrido por la casa museo tiene un costo. Su objetivo es que el visitante entienda el proceso de elaboración y, si se anima, compre alguna pieza.

Esta estrategia le ha significado cambiar su público objetivo desde el 2010. En ese año vendía sus productos a unos 10 extranjeros al mes y ahora suman 60. “Esto se debe al museo”, enfatiza Ordóñez.

Al finalizar el recorrido por esta suerte de galería, un libro para firmas reposa en una mesa en madera caoba. Allí constan mensajes de coreanos, estadounidenses, brasileños, argentinos, chilenos... Concuerdan en que la experiencia de conocer la labor detrás de una joya es gratificante.

Ana Martínez visitó este lugar la semana pasada y conoció por primera vez cómo se elabora una joya. Por eso no dudó en llevarse una pieza aChile, tras resaltar los materiales que utiliza este orfebre.

Los trabajos

El proceso. La elaboración de una joya toma hasta 24 horas. Ordóñez realiza los pasos más importantes para enseñar a los visitantes.
Su inventario. Entre piezas e instrumentos tiene más de 500 artículos, para graficar la historia de la joyería en la capital azuaya.