Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

En un taller de Ibarra se crean monstruos de arroz y plumón

Los ‘monstruos’ viven en la habitación de la pequeña Thaís desde su segundo cumpleaños pero ella no les tiene miedo; al contrario, la pequeña juega y se divierte con estas figuras que confecciona su madre.

Sasha Carrión diseña y fabrica los muñecos con los que juega Thaís. Comenzó a elaborarlos en el 2000, recuerda Carrión, y su familia le sugirió vender los muñecos y a mediados de ese año fundó la microempresa Psyko Toys.

En esta iniciativa se ofertan muñecos fabricados con peluche, rellenos de plumón y arroz, que dan vida a los graciosos monstruos que diseña Carrión. Cada muñeco es original pues no se elabora dos veces un mismo diseño. Los costos varían según el tamaño y se puede encontrar peluches desde los USD 10, hasta los USD 60.

Esta diseñadora de modas inició su micro con una inversión de apenas USD 50, que utilizó en la compra de materia prima. Sus primeros clientes fueron sus amigos y familiares más cercanos, hasta que en septiembre del 2010 fue aceptada en la Feria de Diseño Independiente que cada año organiza el Centro Cultural Aguijón, en Quito.

Para su primera feria, Carrión invirtió USD 300 y, además de los peluches, confeccionó llaveros con diseños similares. “Vendí los llaveros a USD 3 y 5. Solo fue un día de feria y vendí USD 600”.

Esa feria fue decisiva para Psyko Toys que en diciembre del 2010 amplió su línea de producción a camisetas, cuadros y baúles, todos con diseños exclusivos y creados en el taller de Carrión, actualmente ubicado en Ibarra.

El primer año los ingresos de esta microempresa no superaron los USD 1 000, pero en el 2011, Psyko Toys participó en cuatro ferias, una de ellas en El Aguijón y otra en la Vitrina de Diseño, en Cumbayá... Ese año también comenzó a ofertar sus productos a través de las redes sociales, por lo que cerró el año con ingresos cercanos a los USD 2 500. El año pasado las ventas crecieron a 5 000.

Carrión fabrica un promedio de 50 a 70 peluches, para cada feria. Cada muñeco requiere de dos días de trabajo: uno para el diseño y otro para la elaboración. Para Carla Rosales, los peluches de esta micro son el regalo ideal no solo para niños, sino también para adolescentes y adultos. “Tengo 31 años y estos muñecos me encantan, son el juguete perfecto para los más grandecitos”.

Ana Dueñas es una de cliente frecuente. “La Navidad pasada compré tres muñecos para regalar a mis sobrinas, que tienen 17 y 19 años. No me gustan los regalos tradicionales ni el clásico peluche, por eso me gustan estos monstruos”.

Dos datos más

El mercado.  La mayoría de clientes son personas de 25 años en adelante.

La vitrina.   Ferias del Centro Cultural Aguijón, el Centro de Arte Contemporáneo y la Cafetina del Ocho y Medio, que se cumplen en Quito.