Ejecutivos de los sectores tecnológicos dejan al descubierto sus tatuajes. Foto Ilustración Inimagine
El Mercurio de Chile (i) Grupo de Diarios América (GDA)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 19
No 1

¿Los tatuajes perjudican la vida laboral en las empresas?

Cientos de personas tienen tatuajes en el mundo y muchas de ellas deben tapárselos en una entrevista de trabajo o en reuniones con clientes.

Eso no ocurre en el caso de los deportistas, quienes muestran los diseños sin problema cuando están desarrollando sus actividades profesionales. Sin embargo, no es una práctica que se extienda a todas las industrias. Los prejuicios de los jefes no solo se reflejan con los tatuajes, sino también con los piercings.

De hecho, el sitio de empleos estadounidense Career Builder reveló que de los atributos de apariencia personales de los trabajadores que más contribuyen a que un empleador decida no ascender a una persona de cargo son justamente los piercings, el mal aliento y los tatuajes visibles, lo que demuestra que sigue habiendo discriminación.

De acuerdo con un artículo publicado por El Empresario de México, hay una generación de jóvenes que están llegando a las oficinas con una percepción diferente sobre los tatuajes.

Ejecutivos de los sectores tecnológicos, de las artes, y gastronómico dejan al descubierto, no sin orgullo, sus grabados. Sin embargo, el estigma negativo aún persiste en sectores tradicionales como el financiero, legal o de la salud, a pesar de las recomendaciones que hacen expertos. "Evitar la contratación de personas que usan tatuajes es limitar el acceso al talento", advierte Amaia Ramírez, gerente de Consultoría en Recursos Humanos en PwC. "Hay que buscar la diversidad y la flexibilidad. Debe haber un código mínimo de respeto y de ética profesional, pero las empresas pierden fuerza si dejan pasar al buen talento por esos motivos", agrega.

Uno de esos casos es el de Jill Abramson, exdirectora del periódico The New York Times, quien tiene cuatro tatuajes, uno de ellos en la espalda con una leyenda sobre el periódico. En Estados Unidos, según un artículo del Wall Street Journal, empresas como Ford Motor Co y Boeing permiten a sus altos ejecutivos el uso de tatuajes y piercings. Lo mismo ocurre con bufetes de abogados de Silicon Valley, como Wilson, Sonsini, Goodich y Rosati En México, el cambio de percepción avanza lento. "Poco a poco la mentalidad ha ido cambiando. Hoy, prácticamente ninguna de las empresas con las que trabajamos nos solicita o nos pone como un tema discriminatorio que (los ejecutivos) tengan tatuajes", afirma Gerardo Reynoso, mánager de Hays México.

Una visión mundial

Algunas cifras. De acuerdo con una encuesta desarrollada por la organización OCC Mundial, 74% de entrevistados dijo que el tatuaje es un obstáculo para conseguir trabajo, sobre todo en los países considerados en vías de desarrollo.

74% de entrevistados por OCC dice que el tatuaje influye.