Mónica Orozco y Andreina Laines
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La tecnología se integra a las empresas locales

Un mercado cada vez más competitivo obligó a algunas empresas locales a incorporar tecnología en las prendas deportivas, que exigen cada vez mayor especialización.

Una de ellas es Disenforma Diseño y Moda. Desde hace tres años, esta fábrica ubicada en Quito le apostó a la confección de estas prendas con telas que absorben el sudor y lo exteriorizan. "Así, la tela permanece liviana, a diferencia del algodón, que cuando se humedece pesa más y no se seca rápido", explica Margoth Guerra, titular de la firma, cuyo nicho principal en ropa con tecnología es el 'running'.

La empresa también diseña y confecciona camisetas, licras, etc., para otras disciplinas, como gimnasio, ciclismo, etc. "Las carreras y la necesidad de la mujer de estar en forma ha impulsado este mercado", opina Guerra.

Además de ropa deportiva para todos los segmentos, Disenforma produce blusas de moda. La firma tiene como su principal cliente a De Prati, que vende estas prendas con la marca City Sport.

Pero en el mercado, las empresas producen más ropa femenina. El vestuario deportivo de Disenforma, por ejemplo, se destina en un 60% para este segmento.

Otra firma que diseña ropa con tecnología es Credeport, donde el atletismo representa el 30% del negocio. Su gerenta Gilda Chávez dice que antes fabricaba camisetas para las competencias atléticas. "Era todo un ritual, donde grupos de amigos se reunían y se mandaban a hacer uniformes para la Últimas Noticias".

Pero en los últimos tres años este nicho ha sido ocupado por empresas privadas que auspician las competencias, que incluyen la entrega de camisetas. No obstante Credeport mantiene su mercado y fabrica camisetas personalizadas para firmas privadas, para la Federación Ecuatoriana de Atletismo, colegios, etc.

Otras fábricas que confeccionan camisetas con tecnología son Fibran y Ziro.

Sin embargo, uno de los problemas de la industria son los insumos, el principal: la falta de telas especializadas para el segmento deportivo, que se importa sobre todo de Colombia.