placeholder
Una marca estadounidense lanzó al mercado su línea de chaquetas y accesorios capaz de repararse solas en pocos segundos.

Una marca estadounidense lanzó al mercado su línea de chaquetas y accesorios capaz de repararse solas en pocos segundos.

Más tecnología se usa en las prendas de vestir

24 de agosto de 2017 16:07

La moda y la tecnología se unen para resolver uno de los principales problemas de las prendas: las roturas accidentales.

Ya sea en el trabajo o en los momentos de recreación, un mal movimiento o un roce accidental con un objeto filoso puede ocasionar que nuestras prendas favoritas se rompan. Pero, ese problema parece tener solución con la creación de un nuevo tejido inteligente capaz de repararse a sí mismo en pocos segundos.

Imperial Motion, una empresa textil de Estados Unidos, es la responsable de este logro. La firma, que opera en Washington, lanzó la semana pasada su línea de chaquetas y accesorios dedicada a hombres, que tienen la habilidad de repararse solas, tras haber sufrido una rotura.

Para lograr que desaparezcan los agujeros, es necesario frotar la zona afectada durante 10 segundos. Después de este tiempo, la chaqueta estará como en su estado original, sin dejar rastros.

El secreto de este proceso es el tejido ‘self-healing’ o en español también conocido como autorreparable. Las chaquetas y los accesorios de esta marca están fabricados con fibra de nailon que está recubierta con un producto hecho con una proteína que se puede encontrar en los tentáculos de calamar. Con el calor de los dedos y la presión que se ejerce al frotar el material, es capaz de arreglar los daños en pocos segundos.

La marca advierte a sus clientes. a través de su página web, que no pongan a prueba las capacidades de estas prendas con cortes de tijeras o de cuchillos, ya que aún están trabajando en crear formas de que la prenda pueda reparar agujeros más grandes.

Hasta ahora, la firma estadounidense ofrece mochilas, bolsos para el gimnasio y tres modelos de chaquetas masculinas para hacer deportes, que se pueden conseguir en menos de USD 80.

Esta marca es parte de las colecciones futuristas en las que se están enfocando varias firmas y diseñadores en el mundo. Estas emplean la tecnología para resolver problemas del pasado.

La Asociación de Investigación de la Industria Textil Europea, por ejemplo, está trabajando en el desarrollo de prendas que fomenten hábitos de vida saludables y diseñadores como la holandesa Iris Van Herpen, ha conquistado la pasarela con sus creaciones realizadas con impresión 3D.