red 4g

Foto: Julio Estrella / Líderes

Pamela García G. (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

La tecnología 4G conecta a más usuarios latinoamericanos

15 de February de 2015 17:08

En telecomunicaciones, 4G LTE son las siglas utilizadas para referirse a la cuarta generación de tecnologías de telefonía móvil de largo alcance. Es la sucesora de las tecnologías 2G y 3G, y precede a la próxima generación, la 5G.

Esta red es 10 veces más veloz que su antecesora y permite la descarga, casi inmediata, de videos, aplicaciones, programas y otros productos digitales. Por ejemplo, un video de Youtube se carga completamente en tres segundos desde el clic, según una demostración hecha por Movistar la semana pasada.

En Latinoamérica esta tecnología de datos móviles se encuentra experimentando un crecimiento exponencial drástico. En Sudamérica y el Caribe la red 4G se encuentra en 18 países.

Además representa el 10% de los ingresos del mercado móvil mundial. Esto se debe a que cerca de 725 millones de personas participaban de este mercado hasta finales del 2014; en la región, el crecimiento anual promedio, desde que llegó en el 2010, es del 6%.

A pesar de estas estadísticas, las redes 4G LTE han tenido un lento desarrollo por los retrasos en la adjudicación del espectro a las operadoras por parte de los gobiernos y las políticas de importación de dispositivos.

El caso de Argentina, el único país sudamericano sin redes celulares 4G-LTE hasta el 2014, es un claro ejemplo de esta realidad.

En ese país en julio del año pasado se determinó el acceso a concesiones para comunicaciones móviles que permitan conexiones de alta velocidad en Internet. Esto después de años de licitar las frecuencias, problemas de conexión y el colapso de los servicios móviles de 3G.

Así también se presentaron confusiones entre la red HSPA (de tercera generación) con la 4G, lo que generó dudas con el usuario, según un reporte de 4G Américas, una organización compuesta por proveedores de servicios y fabricantes de telecomunicaciones.

Pero el principal problema en la región es la cobertura. En la mayoría de países de la región las redes 2G alcanzan el 73%. Esto significa que no existe una red abundante 3G fuera de ciudades principales.

“Esto, visto desde un lado positivo puede significar una oportunidad para dar el paso de las redes 2G a las 4G LTE”, señala Manuel Carrión, experto en telecomunicaciones.

En la actualidad existen 35 redes en Latinoamérica y el Caribe. Mientras que entre Estados Unidos y Canadá suman 46 redes 4G LTE; en Europa occidental se cuentan 64 redes en 22 países y en la región de Asia del Pacífico se reparten 44 redes en 20 países.

La expansión de esta nueva banda continuará y las proyecciones de 4G Américas señalan que este año unas 9 millones de líneas de América Latina tendrán 4G durante el transcurso del 2015 y más de 89 millones para el 2019.

Este movimiento también es una oportunidad para los países de recibir mayor capital de inversión. En Ecuador, el gobierno y las telefónicas Claro y Movistar, concretaron la concesión de espectro para la red 4G y ampliación para 3G, el pasado 2 de febrero.

Por ello, el Estado ecuatoriano recibirá USD 330 millones: 180 millones corresponden a Claro, por 60 MHz, y 150 millones a Movistar por 50 MHz. El espectro asignado está en las bandas de 1900 y 1 700 Megahertz y el tiempo de concesión es hasta el 2023. “El valor es de USD 3 millones por cada MHz al año”, explicó el ministro de Telecomunicaciones Augusto Espín.

“El valor es favorable para el Estado (…) es un valor importante comparado en la región que supera un poco más del doble que se ha cobrado en otros países”. Espín indicó que Claro tiene mayor cantidad de espectro asignado debido al mayor número de usuarios que concentra en el país.

Anteriormente la única operadora que contaba con esta tecnología a escala nacional era la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

Hasta noviembre pasado, la empresa pública tenía el 4,16% de usuarios en el país, cuando en el 2013 se había mantenido por debajo del 2%. Para ganar clientes, su estrategia es el servicio 4G-LTE.

Con esta estrategia, la empresa pública proyecta llegar a unos 300 000 usuarios con 4G hasta finales de este año. Además, el Gobierno le otorgó un cupo adicional de 266 044
teléfonos que funcionen en la red 4G para este año.

Para el primer trimestre de este año el Comité de Comercio Exterior le había otorgado un cupo inicial de USD 15,2 millones.

El alcance y los costos de la nueva red causan dudas en el mercado

Las telefónicas privadas, Claro y Movistar, llegaron a un acuerdo con el Gobierno para la concesión del espectro de la red 4G a inicios de febrero.

Según un informe de GSMA, una asociación de operadoras móviles, las operadoras ecuatorianas deberán invertir en los próximos años USD 1 157 millones en infraestructura y en el pago de la concesión para el despliegue del servicio de cuarta generación.

Ante esto la principal ventaja es la velocidad de conexión. La red 4G puede cargar hasta 60 MHZ en promedio mientras que la red 3G solamente hasta 7 MHZ; es decir una velocidad casi 10 veces más poderosa que su antecesora.

¿Pero cuáles son las ventajas y desventajas adicionales?

El alcance es uno de los principales inconvenientes que se han presentado con la red 4G en otros países del mundo.

En España, cuando apareció el servicio, los habitantes rurales o de poblaciones medianas, sufrieron por problemas de conectividad en ciertas áreas. Tardaban en ser parte de la cobertura normalizada y la red solo era eficiente en las grandes ciudades, según una nota de Diario El País.

En el Ecuador la cobertura de fibra óptica aumentó, de 3 500 km en el 2006, a 35 000 km en el 2014, según datos de la Secretaría Nacional de Telecomunicaciones. A pesar de esto, siguen presentándose problemas de conectividad con la red 3G.

Paola Ribadeneira, del área de marketing de Movistar, señala que la velocidad de la red 4G dependerá del número de usuarios y las horas pico. “Es como un río. Si colocamos muchos botes es probable que la circulación sea con mayor lentitud. Pero hay que recordar que es más veloz”.

La posible llegada de lo que se conoce como Operador Móvil Virtual (OMV) también genera preguntas. Los OMV son operadoras que alquilan infraestructura a otras compañías ya establecidas en un mercado.

Daniel Pazmiño, experto en software, prevé que si los operadores no cuentan con planes para ceder su ancho de banda a los OMV, es posible que la conexión sea más lenta.
El costo también genera dudas. La conexión 4G tendrá un coste adicional en el mejor de los casos, señala Javier Cañaz, especialista de marketing, aunque también considera que la tarifa de datos para utilizar aumenta de forma considerable.

En la CNT, que ofrece servicio en 4G, la tarifa por dos gigabytes (GB) es de USD 29,99 y los nueve GB cuestan USD 99,99, según datos de su sitio web. En Perú, los 4 gigabytes en la red 4G de Movistar se comercializa en USD 105.

Salvador Montes de Oca, señala que la tarifa de la red 4G en Ecuador no tendrá un costo excesivo sobre la tarifa 3G, aunque todavía no cuentan con cifras oficiales, señala el representante.

Las inversiones de las operadoras son parte del movimiento que genera el despliegue de esta nueva tecnología.

Por ejemplo, Conecel, que opera bajo la marca Claro, ha invertido más de USD 8 000 millones desde el 2000 hasta el año pasado, entre derechos de concesión, uso de espectro, impuestos directos, impuestos indirectos, entre otros montos. Su inversión solamente en la red 4G es de aproximadamente de USD 180 millones.

Asimismo, Otecel, que está en el mercado con la marca Movistar, ha invertido USD 1 708 millones entre el 2004 y el 2014. Dentro de su monto de inversión para la red de cuarta generación pagará USD 150 millones.

“Con una inversión tan grande de las operadoras es más que probable que estas líneas de negocio se pontencialicen”, señala Cañaz.

Según la Superintendencia de Telecomunicaciones, hasta noviembre del 2014 el país contaba con 7 492 usuarios en 4G, todos de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), la única empresa que ofrece este servicio.

Se espera que el porcentaje de usuarios aumente en un 20% con la concesión a Claro y Movistar. Así también en abril próximo se analizará el ingreso de nuevos dispositivos.
Según GSMA, el mercado de la telefonía celular en la región beneficia fabricantes de accesorios, desarrolladores de software, operadores en redes, etc.

Un dato adicional de GSMA se refiere a la cantidad de teléfonos inteligentes en América Latina: en el 2013 se contabilizaron 135 millones. Y para el 2020 el calculo es que la cifra ascienda a 605 millones.

Datos adicionales

Impacto
. Las tecnologías móviles en Latinoamérica representan el 4,1% del Producto Interno Bruto y va a llegar al 4,5% para el 2020.

Señal 4G. La señal 4G ya está disponible en Quito para su proceso de prueba y se extenderá al resto del país próximamente.

Dispositivos
. Ocho modelos de dispositivos telefónicos ofertará Movistar para navegar e n 4G. CNT cuenta con cuatro modelos.

Beneficios. Los usuarios podrán compartir y descargar videos de forma, inmediata, realizar videoconferencias sin interrupciones en HD.

Los negocios se potencian con la cuarta generación

Nuevas oportunidades para empresas locales en el desarrollo de apps, contenido y software son las oportunidades que trae consigo la red 4G.

Ángel Colomina, director General de Oppino, consultora estadounidense en innovación, señala que el sector de las tecnologías será el más beneficiado, pero no será el único. El sector publicitario también tendrá un despunte. “Los principales focos de promoción son las redes sociales y con la red 4G se puede promover a las empresas con mayor eficiencia”.

Un estudio del centro de investigación económica y social Fedesarrollo de Colombia indica que uno de los principales mercados a explotar en la región es el de seguridad. En el sector urbano, las ciudades podrán instalar cámaras de monitoreo en tiempo real, creando ciudades inteligentes. “Es es el siguiente paso de la tecnología”, señala Andrés Pazmiño desarrollador de software.

También los hogares podrán utilizar la nueva red. Mediante la implementación de la domótica, una vivienda común puede transformarse en una casa inteligente. Con esta la transmisión de datos desde el inmueble será inmediata hacia el dispositivo, lo que “permitirá al usuario conocer información en tiempo real”, asegura Pazmiño.

La salud no se queda atrás, ya que con la tecnología 4G los médicos contarán con los resultados de los exámenes de laboratorio en tiempo real o acelerarán la respuesta a pacientes en sitios remotos a través de dispositivos móviles.

“En cuanto al precio, es posible un incremento al inicio pero las ventaja son superiores”, señala Colomina.

Las firmas ecuatorianas y el beneficio de la red 4G

El móvil y la tecnología 4G son un gran vehículo para crear soluciones empresariales. Así piensa Sebastián Cabello, director de GSMA Latinoamérica.

El sector de telefonía móvil mueve en la región cerca de USD 80 000 millones anuales. Esto beneficia a la infraestructura y servicios de soporte, desarrollo de aplicaciones, operadoras en red, distribuidores, etc.

Por eso los analistas del sector sostienen que las empresas deberán crear oportunidades ante las inversiones de las operadoras con modelos de negocio y el desarrollo de servicios más rápidos para sus clientes.

La velocidad 4G genera ventajas, incluso para la contratación de personal. Luis Altamirano, gerente de talento humano en una empresa de bebidas, comenta que si las firmas cuentan que “con una conexión veloz es más fácil contactar a la persona que se necesita en la organización antes que otra lo haga”.

Otra ventaja de la red, según especialistas, es una mayor agilidad durante el envío de archivos, correos e incluso la carga de documentos. Esto impulsará a los negocios con el envío de datos urgentes, lo que ayuda a la solución de conflictos con mayor eficiencia.

Así también, según un estudio del centro de investigación, Fedesarrollo, las redes sociales tendrán con la red 4G una ventaja competitiva.

Javier Cañaz, especialista de marketing, indica que los medios de comunicación también se beneficiarían. “La ventaja de esas publicaciones estará en llegar más rápido que su competidor, gracias a un Internet más veloz”.