Rosa Elvira Quelal está al frente de este negocio de confecciones.  Los talleres de este emprendimiento están ubicados en Ibarra. Foto: José Mafla / líderes
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El tejido artesanal da abrigo a este negocio

En la parroquia Libertad, en Carchi, el tejido artesanal es una actividad que se hereda en las familias. La familia de Rosa Elvira Quelal es parte de esa tradición.

Ella tejía desde pequeña y conocía a otras artesanas que hacían lo mismo. Con ellas fundó la Asociación Nuevo Impacto de Jóvenes, en la que colaboraban 14 tejedoras, con ella a la cabeza.

A finales del 2009, en busca de financiamiento, presentó -como persona natural- un proyecto para la elaboración de ropa artesanal; participó por los fondos concursables que otorgaba entonces el Ministerio de Cultura. Un año más tarde, Quelal recibió USD 6 000 para comenzar su emprendimiento.

Así, en enero del 2011 fundó Nortexma. El dinero que recibió lo usó para comprar una computadora, una máquina recubridora, una cosedora overlock y una máquina recta, que sirve para la confección de prendas de vestir. Ese mismo año empezó a participar en ferias artesanales del Carchi. Los pedidos empezaron a llegar.

Entre ellos, recuerda una primera venta de 900 pares de mitones (guantes sin dedos) a un canadiense. "Ese fue un buen impulso para mi negocio. El tejido a mano es apreciado por los turistas".

Con las ventas en las ferias de artesanía llegó a facturar USD 8 000 en el 2011, por lo que buscó ampliar su catálogo de productos. En este proceso se asoció con su tía, Mónica Ortiz, que tenía cuatro máquinas de tejido.

Tras esa asociación, el negocio abrió un taller en Ibarra. Las prendas de lana y algodón se siguen fabricando en Carchi.

Mientras el negocio crecía, esta emprendedora ingresó en el Instituto Tecnológico Superior José Chiriboga Grijalva para estudiar Diseño, Moda y Pasarela. Con los conocimientos adquiridos se animó a comercializar ropa de trabajo como chaquetas, overoles y chalecos bordados para empresas; también empezó a confeccionar uniformes escolares, gorras… Entre sus clientes figuran los colegios Eloy Alfaro y Albornoz Sánchez, en Ibarra; también la Mutualista Imbabura, que compra chaquetas del uniforme, según cuenta Víctor Hugo Navarrete, vocero de la entidad. "La calidad de los productos es muy buena", dice.

En enero de este año Nortexma incursionó en la confección de ropa formal para instituciones. Esta sería su tercera línea de productos, luego de la confección de uniformes y las prendas de lana. Todo se fabrica bajo pedido y la venta de sus productos le han permitido facturar hasta USD 12 000 al mes en lo que va de este año.

Las prendas de lana siguen siendo una línea importante en Nortexma y representan el 30% de las ventas. La calidad del trabajo de las artesanas que laboran con Quelal fue reconocida también en Cuenca, por lo que tendrán un espacio para su comercialización en el Centro Interamericano de Artesanía del Ecuador (Cidap), en la feria que organiza el centro durante las fiestas de noviembre.

Cayetana Estrella, del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (Cidap), en Cuenca, destaca también el trabajo de esta empresa. "La confección de tejido artesanal es una actividad que hay que rescatarla. Por eso es importante contar con una empresa que elabore estos productos".13 artesanas son parte del equipo de este negocio