placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Tercer año seguido que las empresas cierran positivamente

Tras la crisis financiera mundial desatada en el 2008, y que asestó su coletazo al país en el 2009, la actividad privada ha venido en continuo ascenso. De esta manera, van tres años consecutivos donde los principales indicadores del sector privado registran saldos positivos.

Así, hasta octubre de este año, la Superintendencia de Compañías registró un total de 7 043 constituciones de nuevas firmas, mientras que hace tres años, se registraron 5 794 firmas. Si bien en ese año la constitución de una puñado de empresas disparó el volumen de inversión de capital, mayor al de este año, lo resaltable es que cada vez más empresas se forman dentro del país.

Así lo expresa el asesor empresarial Fernando Dávila, quien explica que los registros de la Superintendencia da cuenta de que un importante movimiento empresarial se fragua año a año, con la creación de nuevas empresas.

“La creación de compañías siempre será positivo, ya que se puede determinar que cada vez más inversionistas apuestan por poner en marcha sus propios proyectos de negocios. Eso no solo que genera más empleos sino que es una fuente importante de ingresos para el Fisco”.

Según un estudio de la firma Global Entrepreneurship Monitor, en 59 países del mundo, en el 2011 Ecuador fue el segundo país de América Latina, detrás de Perú, y adelante de Colombia, en donde nacieron más nuevas empresas.

“110 millones de personas en el planeta entre los 18 y 64 años están dedicados en forma activa a empezar un negocio; 140 millones más están a la cabeza de proyectos que se crearon hace menos de tres años y medio; 63 millones de estos emprendedores esperan contratar al menos cinco empleados en los próximos cinco años y 27 millones planean crear 20 o más plazas de trabajo”, señalaba el informe a inicios de este año.

¿En dónde está la clave de este resultado? Para el nuevo empresario Esteban García, que montó su propio negocio hace pocos meses luego de dar un paso al costado como un alto ejecutivo de otra compañía, la decisión fue tomada por el benevolente escenario económico que se vive actualmente en el país.

“Hay una alta circulación de dinero en la economía. En términos microeconómicos no viene al caso un análisis de los índices macroeconómicos. Lo importante es saber que la gente está dispuesta a pagar y tiene para pagar. Si se tiene la capacidad de ofrecer un buen producto y se trabaja con empeño, se puede aprovechar positivamente las ventajas que ofrece el mercado nacional”.

En efecto, en este sentido hay sectores que han visto repuntar sus indicadores y otros que lejos de desmayar, continúan en alza. Ese es el caso del sector de la construcción, que en los dos primeros trimestres del año obtuvo una recuperación, al registrar crecimientos del 1,2 y 3,4%. Lo mismo sucede con otras actividades como servicios profesionales, comunicaciones, entre otros.

Pero las expectativas para el próximo año son cautelosas, debido al desarrollo de un proceso electoral. Pero no solo eso, sino que la nueva reforma tributaria, que impacta directamente en el negocio financiero podría contribuir a que las ofertas de crédito sean más severas, tal como han anunciado sus voceros.