En las Tecnologías de la Información y Comunicación también es un campo para que las personas con discapacidad desarrollen sus habilidades y fortalezas laborales.

En las Tecnologías de la Información y Comunicación también es un campo para que las personas con discapacidad desarrollen sus habilidades y fortalezas laborales.

Sofía Ramírez.  (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

Las TIC facilitan la incorporación laboral

22 de noviembre de 2015 15:24

Hace dos años la vida de Alexander Almeida dio un giro inesperado. Cuenta que al tratar de huir de un asalto, en el que presuntos delincuentes lo drogaron para robar su auto, se accidentó. Este hecho lesionó su médula, por lo que el diagnóstico final de los especialistas fue que por el resto de su vida tendría que movilizarse en una silla de ruedas.

Antes de este accidente, Alexander -quien ahora tiene 32 años y trabaja en el área de Sistemas de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel)-, laboró en el área de perforación direccional en pozos petroleros, durante ocho años, en la multinacional Baker Hughes.

Luego de este percance, asistió durante ocho meses a jornadas de rehabilitación y con la consigna de cambiar de actitud frente a este nuevo reto, optó por buscar trabajo en tecnología o informática, área que la estudió en la Espe.

En el 2013 se creó el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), y un año después, el organismo empezó a buscar personal para diferentes departamentos. Almeida se postuló para ingresar en el área de las TIC. Obtuvo esa vacante y durante ocho meses se dedicó al desarrollo de software.

Alexander es una de las 80 000 personas con discapacidad que están en edad productiva o ya trabajan tanto en empresas públicas o privadas. En el país, 400 000 personas tienen discapacidad física o cognitiva, según la Secretaría Técnica para la Gestión Inclusiva en Discapacidades (Setedis).

La inserción laboral de este segmento de la población, incluso en áreas de tecnología, informática o sistemas, viene enlazada desde la formación académica.

Miguel Ángel Vargas, coordinador de la Red Iberoamericana de Informática Educativa y Discapacidades (RIED), sostiene que las TIC comprende un área de mucho interés para las personas que nacieron en esta generación y tienen entre 14 y 25 años, incluyendo a las personas con discapacidad.

Por eso, este sector de la población, al estar inmerso en el uso y desarrollo de estas herramientas que nacen en la Red, tienen una concepción, uso y comprensión de la tecnología muy particular que las generaciones adultas tienen dificultades de comprensión.

Es decir, que una persona con discapacidad auditiva, desde niño, puede potenciar estas tecnologías en aquellos aspectos que le serán útiles en su propia limitación, permitiéndole comunicarse con su círculo social. Por ejemplo, el uso de las redes sociales a través de teléfonos inteligentes.

En América Latina, sostiene Vargas, no hay registro de cuántas personas con discapacidad trabajan en el desarrollo de software o hardware. Explica que cuando este sector de la población acude a una institución educativa, tiene claro cómo se debieran eliminar las barreras de aprendizaje.

El acceso a la educación es uno de los pilares para la profesionalización de las personas con discapacidad, en áreas tecnológicas.

Marcos Santorum, docente de la Escuela Politécnica Nacional (EPN) y representante de la RIED en el Ecuador, menciona que la academia tiene la labor de vincular a las personas con discapacidad con la sociedad, incluyendo lo laboral, a través de pasantías y proyectos comunitarios, como los de alfabetización digital.

Con estos planes se fortalecen los perfiles profesionales de las personas con discapacidad, de acuerdo con el área que les genera interés. Además de la teoría, les interesa la formación técnica y práctica de actividades como el manejo de computadoras, software, soluciones digitales, etc.

Gustavo Giler, secretario técnico de la Setedis, manifiesta que desde el Estado se trabaja en políticas públicas para propiciar la accesibilidad universal en el área laboral y educativo. La sinergia en estas dos áreas ayuda a la profesionalización.

El valor agregado de esto es que a los niños con discapacidad visual Setedis les entrega kits que contienen computadoras y sistemas que permiten leer textos. Mientras que con las universidades desarrolla las denominadas ‘bibliotecas accesibles’, que ­permiten formar académica­mente a los estudiantes.

Estas pautas ayudan en la inserción laboral de las personas con discapacidad en áreas de las TIC. La Setedis trabaja con el Ministerio del Trabajo para incluir a las personas con discapacidad en distintas áreas, como en las de tecnología e información, tanto en las empresas públicas como privadas, de acuerdo con el tipo de limitación que tenga.

Miriam Hernández, decana de la Facultad de Ingeniería en Sistemas de la EPN, expone que en el Ecuador los procesos de inserción laboral de personas con discapacidad en departamentos tecnológicos y de sistemas tienen que nacer desde las instituciones educativas.