placeholder
Rafael Ortega y Alejandra Fraga elaboran chocolates y caramelos que se entregan en innovadores empaques.Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Rafael Ortega y Alejandra Fraga elaboran chocolates y caramelos que se entregan en innovadores empaques.Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Una tienda virtual que se especializa en chocolates

16 de mayo de 2018 10:01

El atractivo visual y los innovadores empaques de los bombones, caramelos, conservas y cremas de chocolate que se elaboran en Fela Handycraft los vuelven ideales para obsequiar en ocasiones especiales. Los productos se venden en una tienda virtual que tiene su base en Riobamba.

Alejandra Fraga y su esposo Rafael Ortega son chefs y propietarios del emprendimiento, que se inició en septiembre del 2015. A ellos los unió su amor por la gastronomía y la idea de crear sabores nuevos, atractivos al paladar y a la vista.

Así surgió Fela Handycraft, una microempresa que ofrece golosinas que al mismo tiempo prometen lucir como esculturas de arte plástico. La combinación de colores y formas poco usuales es una de las características.

Todos los productos se promueven y comercializan a través de las redes sociales de la marca, y se entregan bajo pedido. Los clientes no solo pueden elegir los sabores, sino que también pueden personalizar los productos y empaques.“Nuestros productos se modifican acorde al gusto del cliente”, explica Ortega.

Unos bombones de sake y wasabi que se crearon para un restaurante japonés, son un ejemplo del concepto personalizado de la empresa. Además, los chocolates se pintan a mano y las cajas de madera y terciopelo pueden incluir los logotipos y colores de instituciones o nombres de personas.

De hecho, esos bombones personalizados son el producto estrella. Los rellenos siempre varían en el menú, pero los más solicitados son los de babaco y hierbabuena, miel y jengibre, pájaro azul, reducción de frutos rojos, frutas amazónicas y otras combinaciones.

Los bombones se hacen con chocolate fino adquirido a los productores amazónicos, y cuestan entre USD 0,75 y 1. Para comprarlos, hay que ordenarlos con tres días de anticipación.
“No vendemos solo dulces, sino regalos. Por eso cuidamos todos los detalles de la presentación y el empaque”, cuenta Ortega.

Cuando la micro se inició, la pareja ofrecía caramelos duros y blandos de sabores originales. La idea era crear esculturas de caramelo que atrajeran por su colorido y vistosidad, así que empezaron a experimentar en su cocina.

Sus primeras experiencias en la preparación de dulces les inspiró a nombrar su emprendimiento Fela Cuisine Lab, pues los sabores más solicitados del menú surgieron tras varios experimentos.

Sus creaciones incluso se expusieron en el Mundial de Artes Dulces, en Francia. Allí, Rafael Ortega no sólo mostró las excelentes cualidades del chocolate ecuatoriano, sino que también aprendió técnicas novedosas que hoy se aplican a sus productos.

“Lo que me gusta de los productos de Fela, es que son únicos, no he visto nada similar en el mercado”, cuenta Rafael Garantón, uno de los clientes del negocio.

Las cremas de chocolate para untar son otro producto solicitado por la clientela de Fela. Hay combinaciones con naranjilla amazónica y otras frutas exóticas. Cuestan entre USD 4,50 y 5.
“Las cremas son nuestros favoritos. Es una forma ideal de degustar el chocolate”, cuenta Estrella Buenaño, otra clienta.

Respaldar a otros negocios pequeños y a los productores agrícolas es parte del concepto empresarial. Todas las materias primas que se compran en ferias de economía popular y solidaria, como la que organiza la Diócesis de Riobamba cada viernes.

“La única forma de crecer es respaldando a otros negocios pequeños”, cuenta Fraga.
La meta es crecer en tamaño, pero conservar la manufactura artesanal. Este año publicarán una página web de ventas con nuevos productos. A mediano plazo esperan inaugurar su primera tienda física en Riobamba.