Tom Chi

Tom Chi es un ícono mundial de la innovación. Foto: Jenny Navarro / LÍDERES

Pedro Maldonado
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Tom Chi: ‘La innovación tiene que ser práctica’

21 de June de 2015 15:38

Tom Chi, ícono mundial de la innovación estuvo en la Kiwa Investment Summit, en Quito. Él asegura que uno de los secretos para que un negocio crezca es concentrarse en algo que la gente quiera. También señala que en estos tiempos es necesario crear una riqueza emocional.

¿Cómo mira el desarrollo de la innovación en los distintos países que usted visita? ¿Qué sensaciones encuentra?

Definitivamente en cada país existe una gran variación de lo que están haciendo en torno a cuánta innovación se genera. Muchas veces, el nivel de innovación está vinculado con factores como el mercado de inversiones o la cultura de negocios de un país. Cada lugar tiene sus características propias.

¿Por ejemplo?

En Vietnam se encuentra mucha gente con espíritu emprendedor, pero allá muchos entienden los negocios como ser dueños de una tienda y si les va bien entonces abren tres tiendas más; no tienen experiencia en crear una marca nacional o empezar a exportar. También he estado en lugares donde casi no hay infraestructura y la gente vive con menos de dos dólares diarios; encontré personas muy capaces de crear cosas de la nada, que es una de las habilidades más importantes en un emprendedor. No tienen miedo de probar cosas, pero es un reto crear una infraestructura de negocios. Entonces, puedo decir que existen diferentes retos en diferentes lugares.

¿Según su experiencia cuáles son los sectores con mayor potencial para innovar?

Depende de qué signifique la innovación para cada persona. A veces la gente escucha esa palabra y piensa en el espacio o en máquinas que hagan algo que nunca se han hecho antes, y eso sí es innovación y está bien. Pero yo veo a la innovación como algo práctico, que permita a las personas usar algo que es necesario y que no tenían antes y por esto el tema es muy amplio, porque lo que la gente necesita es diferente de país en país.

¿Hay alguna edad que sea mejor para emprender?


Definitivamente no hay edad para ser emprendedor. Mi socio dejó el colegio para empezar su tercer negocio, así que él ya tenía dos negocios entre los 13 y los 17 años. Su tercer negocio fue vendido por 100 millones de dólares, entonces se puede empezar temprano. Yo empecé un poco tarde: mi primer negocio fue a los 25 años. Ahora tengo 39.

¿Qué tan complicado es adaptarse a las regulaciones que cada país tiene para levantar negocios?

Yo diría que no hay que hacer nada ilegal, pero tampoco hay que preocuparse mucho por las reglas cuando recién estás empezando, porque el mayor riesgo no van a ser las reglas, el mayor riesgo será hacer algo que nadie quiere. Entonces, primero hay que concentrarse en algo que la gente quiera y después de creado eso se puede decir: “mira toda la gente a la que estamos ayudando” y hablar con un abogado o un político para saber lo que se debe hacer para seguir ayudando a toda esta gente. Entonces, manejar las reglas se vuelve más fácil.

La innovación está creciendo muy rápido en los últimos 10 años y los expertos señalan que la siguiente década será aún más veloz. ¿Qué podremos encontrar?

Definitivamente se va a acelerar y esto permite tener más herramientas para lograr que más gente desarrolle cosas en vez de solo un pequeño grupo. Antes, para lograr un equipo científico que permitiera analizar la composición de ciertos materiales, únicamente unos
10 000 científicos en el mundo podían hacerlo. Hoy en día cualquiera puede conectar un cable al celular y por 200 dólares se puede tener un análisis espectral y un millón de personas pueden acceder a esto. Entonces la diferencia entre unas 10 000 personas y un millón es lo que crea un ambiente de innovación que acelera las cosas.

Centros de investigación como Singularity University, por citar un ejemplo, proponen pensar en soluciones para un billón de personas…

El punto es retar e inspirar a la gente, y por eso tiene sentido que digan que quieren llegar a un billón de seres humanos. Yo creo que la manera de llegar a tus metas es ser práctico: antes de llegar a un billón tienes que llegar a mil y si ayudas a mil y tu negocio fluye bien, entonces puedes pensar en ayudar a un millón y cuando eres capaz de ayudar a un millón puedes pensar en el billón. En mi experiencia, creas o trabajas dos o tres productos y llegas a cien millones, y no empiezas creyendo que vas a llegar a cien millones, empiezas con mil y creces.

¿Existe alguna diferencia entre innovar en un país desarrollado y en un país en desarrollo?

Es complicado responder. El mundo desarrollado ni siquiera es un país. India, por ejemplo, ha crecido dramáticamente pero si uno visita el centro de desarrollo tecnológico de ese país encuentra mucha pobreza en sus alrededores y allí uno encuentra a las personas que viven con menos de dos dólares diarios. También hay países enteros en donde un gran porcentaje de su población vive en esas condiciones y en donde hay una distinción entre la gente que vive así y que ha sido separada de la prosperidad del mundo, por las circunstancias del lugar donde nacieron o cómo nacieron. Muchos están en un terrible estado y los otros están muy bien. Yo he presenciado en esos lugares que cuando alguien enferma, todos quienes lo conocen van a visitarlo el mismo día, pero cuando yo me enfermo nadie viene a verme. El punto es que necesitamos recordar algunas cosas de lo que significa ser un ser humano, es necesario también generar una riqueza emocional y humana, porque el mundo se ha olvidado de eso.

¿Qué consejo puede dar a los nuevos emprendedores?

El principal consejo es permanecer cercano al cliente y hacer algo que cambie notablemente su vida, mientras más hagas eso, más fieles se vuelven a lo que tú estás haciendo y se vuelve más fácil para ti ampliarte. Entonces, no hay que obsesionarse por la calidad de algo solo por el sentido de perfeccionismo, hay que mantenerse cercano al cliente y seguir trabajando con ellos hasta que veas que ha mejorado su vida. No les digas que has creado algo que cambiará sus vidas, quédate con ellos hasta que veas que lo has hecho y cuando lo hagas tres veces mejor, podrás seguir creciendo.

GENIO TECNOLÓGICO

En Google X. Entre el 2010 y el 2102 fue Head of Experience en Google X, una suerte de laboratorio de experimentos de avanzada de donde surgieron productos como Google Glass o los vehículos inteligentes.

En Yahoo. Fue director de Experiencia del usuario y del producto entre el 2005 y el 2010. Es uno de los responsables de Yahoo! Answers.

En Microsoft. Trabajó en el desarrollo de Microsoft Outlook 2003 y 2007.

Como emprendedor. Es el fundador de Factory X, un experimento social para cambiar las relaciones fundamentales entre las compañías y la sociedad. Este emprendimiento lo maneja desde el 2014.