placeholder
René Maldonado promociona sus productos en locales artesanales de la ciudad de Quito, ubicados en el sector La Mariscal y el Centro Histórico. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

René Maldonado promociona sus productos en locales artesanales de la ciudad de Quito, ubicados en el sector La Mariscal y el Centro Histórico. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Una tradición gastronómica de Ambuquí llegó a Quito

17 de julio de 2017 14:29

Al norte del Ecuador, a dos horas y media de la capital, se ubica la parroquia de Ambuquí, perteneciente al cantón Ibarra.

En este lugar, de clima cálido y árido, el cultivo del ovo es una tradición, siendo una de las zonas de mayor producción de ovos del país. De hecho, cada marzo se realizan las Fiestas del Ovo en Ambuquí, celebración que atrae gran cantidad de turistas locales y de Colombia.

Desde hace más de 10 años, unas cinco familias de esta comunidad se han dedicado no solo a la producción de ovo, sino además a la elaboración de vinos y licores a base de este fruto. Los productos se comercializan principalmente en fechas en las que suele haber más turistas: Fiestas del Ovo, feriados y fines de semana.

René Maldonado es quiteño, pero su familia paterna es oriunda de Ambuquí, lo que le ha permitido vivir la tradición del ovo. Ha participado en la producción y desde hace unos cuatro años ayuda en la venta de los productos, con familiares y amigos de la parroquia.

Con la idea de promocionar los productos y de que la mayor cantidad de turistas extranjeros conozcan de Ambuquí, René decidió emprender hace un año un proyecto propio para comercializar vinos, licores y mermeladas a base de ovo en Quito.

Adicionalmente, está trabajando en la elaboración de vinos y mermeladas a base de mango, otro fruto cultivado en la zona.

Sus conocimientos de ingeniero en Marketing los puso en práctica. Creo una marca propia: Vinovo, y desarrolló un diseño artesanal para las botellas. Próximamente, incluirá una leyenda con información de interés sobre Ambuquí.

Los productos los ha entregado desde hace tres meses, a modo de muestra y mediante consignación, a 10 locales artesanales en Quito, ubicados en el sector de La Mariscal y en el Centro Histórico.

Por el momento ha vendido a clientes particulares, algunos conocidos y otros que lo contactaron vía Internet. Fue el caso de Carlos Ruiz, quien le ha comprado cerca de 50 vinos para eventos de negocios, que él organiza. “Son muy buenos, el sabor es delicioso”, comenta sobre el producto.

Manuel Moya ha realizado varios pedidos para el hotel Masart, localizado en La Mariscal, del que es socio. Recuerda que en una ocasión unos turistas americanos probaron el producto y decidieron llevárselo. “El sabor es un poco picante lo que le da un toque especial a la bebida”, señala.

Maldonado es también propietario de la agencia de turismo Ecuatreck. Pero, además, el negocio familiar desde hace cinco años es una hostería en Ambuquí, ubicada en los mismos terrenos donde su padre cultiva el ovo.

Es por ello que la meta de René es crear un proyecto de turismo comunitario, ligado a la comercialización de los vinos.

“La idea es llevar a los turistas y mostrarles el proceso de producción del ovo y de la fabricación de los vinos. De igual forma, en el caso del mango”, resalta el creador de Vinovo.

Explica que esto será impulsado con la promoción de los productos de Ambuquí en Quito y en el extranjero, gracias a la futura exportación del producto.