Los emprendedores Sara Hernández y Franklin Janeta, en uno de sus locales ubicado en Riobamba.Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Los emprendedores Sara Hernández y Franklin Janeta, en uno de sus locales ubicado en Riobamba.Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Cristina Márquez  (F)
Contenido Intercultural
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 21
No 0

La tradición Puruhá inspiró su negocio

30 de abril de 2016 09:30

Las blusas de la cultura Puruhá bordadas a mano son la especialidad de Vispu, una empresa dedicada a confeccionar y comercializar ropa y accesorios indígenas. La marca se caracteriza por sus escotes, transparencias y diseños que conservan la identidad cultural y, a su vez, son modernos.

La empresa también ofrece fajas tejidas a mano por los artesanos de Cacha, una parroquia situada a 20 minutos de Riobamba, calzado decorado con motivos andinos, shigras, wangos (cintas para el cabello) y demás accesorios.

Franklin Janeta y su familia son los propietarios del negocio que se inició en el 2008. En esa época la moda andina no era valorada en el mercado y las jóvenes de las comunidades conservaban su anaco, pero utilizaban blusas de la cultura occidental.

“Es que no había innovación. Nadie pensó en los cambios y en las nuevas preferencias del mercado”, cuenta Janeta. Él estudiaba Contabilidad y Auditoría en la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, cuando se decidió a iniciar el emprendimiento para solventar sus estudios.

Al arrancar el negocio, Janeta solo contaba con cinco metros de tela, varios ovillos de lana de colores y los conocimientos sobre bordados que aprendió de su madre, Manuela Pilco. Ella también es oriunda de Cacha, una parroquia famosa por la tradición de los artesanos que manufacturan prendas de vestir. Las primeras blusas que elaboró las difundió en hojas volantes y así consiguió su primer pedido. Al poco tiempo recuperó su inversión de USD 60 y recibió más pedidos para almacenes y boutiques.

Un préstamo de USD 300 le ayudó a capitalizarse. Adquirió máquinas de coser, una variedad de telas y mas accesorios para decorar sus diseños. El negocio tuvo buena acogida que unos meses después pudo contratar a otras 30 mujeres para bordar las blusas.

Un plan de negocios que elaboró como parte de un proyecto universitario le motivó a oficializar su firma y registrar y patentar la marca Vispu, por la abreviatura del eslogan: ‘Viste Puruhá’.

“El objetivo era competir con otras prendas originarias que ya había en el mercado, pero todas llegaban de Imbabura y no tenían las características de nuestra cultura”, recuerda el emprendedor.

En un inicio él visitaba los locales comerciales y tiendas para mostrar su catálogo. Para el 2010 abrió su primer local, situado en el centro de Riobamba, también invirtió USD 49 000 en una máquina industrial de costura y abrió un taller en Quito.

Actualmente hay cuatro tiendas de la marca en Chimborazo y una en Quito. Vispu distribuye las prendas de vestir en Tungurahua, Bolívar, Pichincha, Carchi y Guayas. Las reinas, novias, quinceañeras y ejecutivas de las cooperativas de ahorro y crédito son sus principales clientes en esas provincias.

Las Cooperativas de Ahorro y Crédito Fernando Daquilema y Minga, por ejemplo, invierten cerca de USD 6 000 anuales en uniformes para sus ejecutivas. Sus clientes también están en el extranjero, por lo que ocasionalmente se hacen envíos a Venezuela, Colombia, EE.UU. y España.

En el 2014, Franklin contrajo matrimonio con Sara Hernández. Ella se sumó a la empresa y se amplió el menú de servicios. Ahora Vispu ofrece atención personalizada para eventos especiales como matrimonios y reinados.

Hernández se especializa en maquillajes y peinados de estilo andino que combinan con los trajes. El servicio se realiza a domicilio y se caracteriza por la naturalidad, neutralidad y elegancia de los tonos y sobriedad de los peinados.

Los ajuares de novias también son especiales. Se bordan figuras de la cosmovisión andina que representan a la mujer y su relación con el entorno, como flores y chakanas, y se decoran con piedras brillantes, lentejuelas y chaquiras. Estos atuendos cuestan entre USD 400 y 600, y si la cliente desea, se puede incluir el servicio de maquillaje y peinado.

Vispu  

Este emprendimiento arrancó en el 2008. Elabora prendas de vestir y accesorios que destacan esta cultura.

Las cifras, en breve

Las ventas. Vispu factura mensualmente un promedio de USD 10 000.
Los productos. Las blusas cuestan entre USD 25 y 450.
La oferta. El calzado con motivos andinos cuesta entre USD 10 y 35.
El mercado. Vispu distribuye las prendas de vestir en Tun­gurahua, Bolívar, Pichincha, Carchi y Guayas.
Actos especiales. Los ajuares de novias también tienen sus particularidades. Se bordan figuras de la cosmovisión andina que representan a la mujer y su relación con el entorno,