Su actual centro de operaciones, en el norte de Quito,  cuenta con 3 000 metros cuadrados.
Sebastián Angulo. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 2

Tramaco express 2 500 clientes confían sus envíos en el país y el exterior

El mobiliario de oficina tomó el lugar de los muebles de la casa. A principios de la década de 1990, la sala de la residencia de Antonio Cedeño se transformó en una oficina de despacho de paquetes y encomiendas.

Cedeño recuerda fácilmente la fecha exacta de la creación de su compañía: el 7 de septiembre de 1992. Ese día, luego de trabajar por 20 años en una empresa de mudanzas y transporte -que ya no existe- apostó por crear su propio negocio.

Con una inversión de unos USD 1 000, que los destinó para la contratación de un empleado y la compra de un escritorio y una máquina de escribir, iniciaron las operaciones de Tramaco.

Ahora, esta firma envía paquetes a escala nacional, cuenta con oficinas en 50 ciudades del país y 25 puntos de venta. Su cartera de clientes está conformada por empresas y personas naturales que actualmente ascienden a 2 500 usuarios.

Y hace tres años, la compañía suscribió convenios con multinacionales de entrega como, TNT, Fedex, DHL y Avianca, para la entrega de paquetes en EE.UU., Europa y países de la región.

Cuando todo empezó, Cedeño tenía claro que su empresa debía tener un valor agregado. Su ventaja fue que el mercado era prácticamente nuevo para ese tipo de negocios en el país.

Sin embargo, el capital todavía era escaso, por lo que la promoción del servicio puerta a puerta era la única alternativa. Luego de tres meses de haber recorrido la ciudad a pie, Tramaco ya contaba con una pequeña cartera de clientes como bancos y financieras.

Su suegro, Gerardo Carvajal, se incorporó al negocio. Con su vehículo, la firma ya disponía de dos automotores para los repartos. En principio, Cedeño tuvo que viajar por tierra a Guayaquil, Cuenca, e incluso algunas ciudades de la Amazonía para la entrega de paquetes.

Los primeros cinco años fueron los más complicados, cuenta Cedeño. Pero a finales de 1995 el negocio despuntó. A Tramaco se incorporó su esposa, Marcela Carvajal, quien contribuyó con el manejo técnico de las finanzas.

En 1999, luego de pasar por tres locales pequeños, su centro de operaciones se trasladó a un local de 600 m2, en la calle Pablo Herrera y avenida América (en el norte de Quito).

El negocio creció y gracias a los réditos construyeron sus propias instalaciones en el sector de Carcelén Industrial (norte). Con el paso de los años encontraron su valor agregado: servicio 24/7 los 365 días del año. También incorporaron un sistema informático que permite al usuario revisar su guía, es decir comprobante de envío para verificar el estado de su encomienda.

Pronaca es una de las empresas que utiliza el servicio de Tramaco desde hace unos 10 años. Freddy Sarzosa, coordinador de Servicios Generales de la empresa, cuenta que utilizan el servicio a diario para enviar documentos, semillas de maíz y de alcachofa, computadores, celulares, a oficinas de Bucay, Santo Domingo, Cuenca, entre otras ciudades.

Asimismo, la empresa Ecuatoriana de Lentes confía sus paquetes frágiles a Tramaco desde hace 8 años. Vidal Ortiz, contador de la firma, sostiene que envían unos 60 paquetes diarios. "Se caracterizan por ser puntuales, pocos han sido los retrasos que han presentado".

Liliana Masache, asistente administrativa de Consorcio del Pichincha, cuenta que realizan envíos de documentación, celulares, computadoras, entre otros, todos los días a nueve ciudades del país, "sin ningún inconveniente".

Otros datos

Los envíos. Durante el 2013, la empresa realizó 2,5 millones de envíos, con recolección y entrega puerta a puerta.

El crecimiento. Estadísticas de la compañía señalan que poseen un crecimiento anual entre el 20 y 25%, solo en el servicio nacional de envíos y paquetería.

Los destinos. Actualmente, en el país cuentan con 700 destinos.

Nuevo centro. Hace dos meses, Tramaco Express inauguró su nuevo centro de operaciones, en Carcelén Industrial.

El insignia

'Yo soy el primer empleado de la compañía'

Roberto López. Coordinador Logístico

Yo ingresé el 13 de diciembre de 1993, soy el primer empleado de la compañía. Es una satisfacción personal y profesional ver que una empresa de courier muy pequeña se haya convertido en una firma importante.

La empresa, con el tiempo, ha ido creciendo con sacrificio de todos los colaboradores. Tramaco me dio una profesión porque yo empecé muy joven. Todo lo que sé se lo debo a la compañía. He conocido al país de una manera más profunda, al visitar las diferentes oficinas.

Yo le he dado todo mi esfuerzo a la compañía, todo el sacrifico para que podamos seguir creciendo. Me encargo de la logística nacional, de verificar las rutas, de mirar los vehículos que llegan, de clasificar los paquetes, etc.

"Tramaco me dio una profesión, empecé joven. Todo lo que sé se lo debo a la compañía".