Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 46
No 1

Transmar Ecuador: su cacao pesa en el extranjero

Los granos y el licor de cacao son la oferta de Transmar Ecuador. La empresa es filial de Transmar Group, una empresa familiar fundada en Nueva Jersey (EE.UU.), en 1980, por Peter Johnson.

En 1998, Transmar Group abrió una oficina de exportación de granos de cacao en Guayaquil, bajo el nombre de Colonial Cocoa de Ecuador S.A. El crecimiento y éxito del negocio llevó a la firma a abrir en el 2008, una planta de licor de cacao en el kilómetro 14,5 de la vía a Daule, en el norte de Guayaquil. Así, la oficina y la planta se integraron y juntas pasaron a llamarse Transmar Ecuador.

Timothy Johnson, hijo del fundador Peter Johnson, es quien dirige la empresa en Ecuador. Sin embargo, las operaciones se manejan de manera vertical e independiente. La firma en el país es gerenciada por cinco ecuatorianos en las áreas comercial, financiera, de planta, de proyectos y de control de proceso. El resto del personal es también ecuatoriano.

En la planta, que tiene una superficie de 2 hectáreas, trabajan 200 personas. 80 personas laboran en el área operativa y 120 en el área administrativa y de ventas.

Alberto Nácer, gerente comercial de Transmar Ecuador, explica que la organización tiene cinco estaciones en las que se produce el cacao y están ubicadas en los sectores de Vinces, Taura, Naranjal, Buena Fe y en la planta de Guayaquil.

Cedric del Marcelle es jefe de la estación de Vinces. Explica que en estos lugares se acopia el cacao y luego se envía en camiones a la planta. Añade que la empresa es muy exigente respecto al proceso, porque busca producir la mejor calidad.

Una vez en la planta, el cacao se destina a la bodega de granos, que tiene 1 528 m², para su respectivo proceso. Allí, se revisa y selecciona. “El porcentaje máximo de humedad que debe tener es de 7%, si es más de eso, lo descartamos”, dice Nácer.

En el caso de los granos, pasa por un proceso de cinco etapas que dura cuatro días. Las cuatro primeras fases son limpieza, pretostado, tostado y molienda. Para esto, la empresa cuenta con seis secadoras, tres distintos tipos de molinos, un tostador y otras máquinas especializadas.

El último paso corresponde al almacenamiento y empaque. Todo el proceso se controla a través de computadoras desde la central de control. El empaque se realiza en cajas de 20 y 25 kilogramos (kg) y fundas de 25 kg, para la exportación.

El 50% de la producción se exporta a Estados Unidos y el restante a América Latina, Asia y Europa. También se realizan ventas localmente. “Sin embargo, es un porcentaje mínimo”, dice Nácer.

En América Latina se exporta básicamente a Chile y México. En Estados Unidos, el cacao se vende a marcas como Mars y Nestlé. Los destinos en Asia son principalmente Japón y China. En Europa llegan a Finlandia, Alemania y Rusia. Uno de los clientes más importantes en ese continente es la marca alemana de chocolates Ritter Sport.

Del Marcelle destaca la responsabilidad social de la empresa. “Trabajamos directamente con los agricultores. Transmar se preocupa por pagarles el precio justo y aumentar su producción”, dice.

Este trabajo conjunto y responsable ha hecho que la empresa crezca en su último año de operación. La facturación de la firma fue de USD 45 millones en el 2009 y de 36 millones en el 2010. En el 2011, las ventas aumentaron en un 97%, alcanzando una facturación de USD 71 millones. El valor corresponde a 24 500 toneladas de cacao, entre granos y licor.

Uno de los clientes en Ecuador es la firma de helado Sorbetto. Aldo Faidutti, propietario, dice que compra cacao a Transmar desde hace cuatro años. Destaca la calidad y sabor del producto. “Como marca buscamos lo mejor del mercado y creemos que lo tienen. Cuenta con tecnología de punta y rigurosos procesos que hacen que su cacao sea de calidad”.

La firma en cifras

La producción. El 25% de la producción corresponde a licor de cacao y el 75% a cacao en grano.
Los laboratorios. La planta cuenta con dos laboratorios, uno de granos y otro de licor. Allí se realizan análisis de los productos.

EL INSIGNIA

'Aquí se reconoce el esfuerzo individual'

Julio Moscoso / jefe comercial

En el 2009 ingresé a Transmar como asistente. He tenido un crecimiento bastante rápido dentro de la empresa, ya que cada año he subido un puesto. Hoy soy Jefe Comercial y me siento muy a gusto con las labores que realizo. En este cargo he podido aplicar todos los conocimientos que aprendí en la universidad y, además, seguir aprendiendo día a día.

El ambiente de trabajo es excelente, ya que los propietarios se preocupan por el bienestar de todos los colaboradores de la firma. Los directivos son abiertos a sugerencias y se mantienen cercanos a los empleados. Los horarios son un poco pesados, especialmente cuando es temporada alta de cosechas, pero el esfuerzo vale la pena. Los ingresos son altos y el esfuerzo individual es valorado y reconocido.
Gracias a Transmar he recorrido casi todo el Ecuador e incluso otros países.