placeholder

Tres alternativas para agilitar el tránsito

El 75% de las personas que viven en Quito se traslada en transporte de línea y sistema integrado, según la Secretaría de Movilidad de Quito. Por ende, los esfuerzos del Municipio están encaminados a mejorar la transportación.

Carlos Páez, secretario de Movilidad del Cabildo, explica que el acceso de las personas a sus sitios de destino y los correspondientes regresos a sus lugares es el principal problema que hay que solucionar. Por esa razón, el Municipio tiene políticas en tres grandes ejes: mejoramiento del transporte público, promover el uso de vehículos no motorizados y desincentivar el uso de automotores en la ciudad.

El primer punto, según Páez, es lograr un reordenamiento de las unidades de transporte. Así se evitará que existan varias líneas en las mismas calles.

El segundo tema que tiene el Municipio como parte de su plan es colocar bicicletas para que interesados las alquilen y recorran destinos cortos, o largos y se descongestionen las vías. Y, el tercero, es mantener la medida del pico y placa, los establecimientos de la zona azul e intensificar los operativos policiales en las calles. Así, según Páez, existirá una reducción en el número de vehículos que circulan en Quito y mejoraría la circulación.

Ricardo Flor, presidente de la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha (Capeipi), apoya el plan de acción del Municipio. Sin embargo, ha expuesto la necesidad que tiene la capital de tener un mantenimiento vial. Además, que se considere dentro de las exoneraciones en el pico y placa, al transporte comercial.

Sobre las propuestas mencionadas, el Observatorio de Movilidad rescata que se debe pensar en la sistematización semafórica. Es decir, deben ser semáforos totalmente inteligentes. Eso ayudará a que mejore el flujo vehicular en un 20% .

Guillermo Abad, director ejecutivo de la organización Justicia Vial, indica que se deben crear puertos secos para la entrega de productos dentro de la ciudad. Además, “se deben instaurar horarios de circulación de los camiones repartidores”.

Según Abad, el tráfico ocasiona un efecto dominó y afecta al comercio directamente. Por ejemplo, se genera un colapso en las avenidas Amazonas y NN.UU., y el tráfico se extiende hacia otras vías circundantes que terminan colapsando la circulación. “Por esta razón las personas no van a los centros comerciales, para evitar colapso y se generan pérdidas