placeholder
Álex Escudero, gerente comercial, y Diego Escudero, gerente general, en las instalaciones de la planta. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Álex Escudero, gerente comercial, y Diego Escudero, gerente general, en las instalaciones de la planta. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Tres generaciones le dieron sabor y tradición al queso

27 de marzo de 2017 16:17

Solo queso y nada más que queso. Este negocio durante 30 años se ha especializado en la elaboración de este producto lácteo. No leche, no yogur. Solo queso.

En el sabor de La Holandesa se concentra el trabajo de tres generaciones: la tradición del abuelo Benigno Escudero, el espíritu emprendedor de los padres Enrique Escudero y Catharina Janssen y la innovación de los hijos Álex y Diego Escudero, quienes ahora están al frente de este negocio familiar.

En los dos últimos años esta empresa no ha dejado de crecer -pese a la contracción de la economía nacional- y al concluir el 2017 prevé que sus ventas se incrementen cerca del 25% del año pasado.

Esos resultados se cimentaron desde 1986. En ese año, el matrimonio Escudero Janssen, luego de culminar su ingeniería de alimentos en Brasil, regresó al país y buscó industrializar San Enrique: la marca de quesos que Benigno Escudero fundó hace 55 años.

Para iniciar, la pareja montó una pequeña planta en un terreno de su propiedad en Puembo (al nororiente de Quito), que hasta ahora se mantiene en ese lugar.

Desde el inicio, La Holandesa -que lleva su nombre debido a que Janssen tiene ascendencia de ese país europeo- colocó sus productos en perchas de cadenas de supermercados como Corporación Favorita.

En sus tres décadas, el negocio ha consolidado su portafolio en tres tipos de quesos: frescos, mozarelas y semimaduros.

En la medida en que cadenas de restaurantes se fueron sumando a su portafolio de clientes, como Pizza Hut hace más de 20 años, el negocio ha buscado especializarse más en ciertos tipos de quesos y ha llegado a producir con las especificaciones requeridas para cada marca o franquicia.

Hace 15 años, Diego Escudero (37 años), la tercera generación, se sumó al equipo de La Holandesa al culminar sus estudios de ingeniería industrial en Georgia Tech (EE.UU.). Luego se sumó su hermano Álex (34 años) que estudió la misma carrera, también en esa casa de estudios.

En la última década, la nueva generación ha buscado tecnificar y estandarizar procesos. Para ello han invertido alrededor de USD 10 millones en la adquisición de equipos, por lo que actualmente el 90% de su línea de producción es automatizada.

Ahora, su portafolio de clientes suma más de 50 firmas, entre supermercados y restaurantes como Papa Johns, El Español, Fridays, Café de Tere, KFC y más.
Los hermanos Escudero cuidan cada detalle en su planta y sus procesos son inspeccionados por las multinacionales a las que venden sus productos. Además, son muy cuidadosos con los insumos.

Patricio Núñez, administrador de la Hacienda San Carlos, proveedora de leche de La Holandesa desde hace cinco años, sostiene que la empresa les pide una leche de excelente calidad con un conteo bacteriano reducido. “Es una empresa seria, cumplen lo que prometen en cuanto a pagos”.

Fernando Montenegro, gerente general de Pizza Hut Ecuador, cuenta que La Holandesa es su proveedor desde hace más de 25 años. El aspecto que más destaca de sus quesos es “la consistencia”, es decir, que siempre es el mismo producto. Además, sostiene que anualmente realizan una estricta inspección a su planta. “Sus calificaciones son una de las más altas de la región”, añade.