Washington Benálcazar Redacción Sierra Norte / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 1

El trueque dinamiza productos y servicios

El intercambio de mercaderías y de servicios sin usar dinero, es decir el trueque, es una práctica que crece en el país. El criterio se desprende del Encuentro Nacional del Movimiento de Economía Social y Solidaria, que se realizó del 21 al 23 de marzo en Pimampiro, Imbabura.

En la cita, en la que participaron 150 representantes de organizaciones sociales y comunitarias, se compartieron experiencias en torno a esta dinámica, en donde el dinero no tiene cabida.

Rocío Cachimuel, presidenta de la Federación de Indígenas y Campesinos de Imbabura (FICI), explicó que el trueque de productos agropecuarios es una práctica milenaria que aún sobrevive en las comunidades indígenas de Imbabura. "Los intercambios de los granos tiernos, como el maíz, arveja, habas…, por ejemplo, se realiza en los días previos a la Semana Santa. Y de los granos secos en las fiestas del Inti Raymi, en junio".

María Encalada, de Redes Sol, de Cuenca, comenta que 80 familias, que integran la organización, están trabajando en la producción de hortalizas, tejidos de hilo y artesanías en hierro forjado. Esos productos, asegura, se venden en ferias solidarias. Pero también sirven para que los socios, que elaboran un determinado producto, puedan intercambiarlos por otro que necesiten.

Según Carmen Quishpe, de la asociación Vida Sana, de Pujilí, las organizaciones de los actores sociales, que no tiene fines de lucro, les permite cultivar valores como la solidaridad y el intercambio justo. Los socios de Vida Sana producen en huertos familiares hortalizas y verduras que primero sirven para alimentar a sus familias y el excedente para la venta o intercambio.

"El trueque no es más que una relación de necesidades. Implica que alguien tiene lo que otro necesita", detalla Verónica Proaño, que presentó en el taller un trabajo del Sistema de la Investigación de la Problemática Agraria del Ecuador (Sipae) en torno a esta práctica que mantienen los pueblos afrodescendientes del valle del Chota con los indígenas de la zona alta de Pimampiro.

Para Proaño, lo más importante es que la relación de intercambio se da a partir del valor del uso de un producto y no del dinero. Eso, precisamente, fue posible ver en Pimampiro, en donde cientos de campesinos intercambiaban los productos de la zona cálida, como yuca, plátano, guayabas, caña…, con las papas, maíz, fréjol… de la zona fría. "Hay un regateo de las partes que permite un acuerdo satisfactorio para todos".

Otra experiencia curiosa fue la que impulsa el colectivo La Trueka, de Quito. A diferencia del resto de iniciativas, que intercambian productos tangibles, ellos ofrecen servicios, habilidades y conocimientos.

Al finalizar el encuentro, los 150 participantes se comprometieron a replicar las experiencias de sus respectivas localidades. "Lo de Pimampiro se trata de iniciativas en donde tiene importancia el bienestar de las personas antes que las ganancias económicas", explica Rolando Cangas, uno de los organizadores.

Rosa Murillo, de la agrupación Canasta Comunitaria Utopía, de Riobamba, en Chimborazo, explica que se han librado de los intermediarios de alimentos. Con acuerdos con agricultores de la Sierra y la Costa logran adquirir productos de mejor calidad a menor precio.

El año nacional del trueque

Una declaración. Este 2013 fue declarado como el Año Nacional del Trueque, por los Movimiento de Economía Social y Solidaria , reunidos en Pimampiro.

En Imbabura. En esta provincia se desarrollan tres programas de comercialización entre productores y consumidores, ferias solidarias, la venta directa de productos a restaurantes y el trueque.

Experiencias. En el encuentro se compartieron prácticas como las de Vida Sana, de Pujilí, en Cotopaxi. En esta organización, 17 madres de familia cultivan papas, hortalizas, hierbas aromáticas, entre otros productos, para el autoconsumo y la comercialización en ferias solidarias.

Otro ejemplo de trueque. Desde Quito llegó al encuentro de Pimampiro La Trueka. Se trata de un colectivo que intercambia servicios. Una de sus representantes, Ana Paulina Ramírez señaló, por ejemplo, que Mishelle O. Fried ofrece clases de nutrición a cambio de un parqueadero en Quito. Estas y otras son iniciativas que tienen cada vez mayor acogida en distintas ciudades.