Karel de Gutch, de la UE, y Francisco Rivadeneira, ministro de Comercio. Cortesía del Ministerio de Comercio Exterior
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La UE, otro nicho para las Pymes

El acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea (UE), cerrado el pasado 16 de julio, trae oportunidades. Los exportadores están optimistas con el cierre de la negociación comercial con el bloque europeo al cual se envía el 30% de la oferta exportable no petrolera.

Los exportadores consideran que las ventas a la UE crecerán en USD 500 millones en tres años. Además, se logrará mantener la oferta exportable en ciertos casos, incrementar las ventas en otros y abrir posibilidades para nuevos productos. En el primer caso se encuentran artículos como las flores, que sin acuerdo perderían competitividad al empezar a pagar hasta 12% por aranceles.

Asimismo, el atún hubiese tenido que pagar una tasa del 24%. Con el acuerdo cerrado y con miras a contar con un tratado estable, exportadores como Agustín Jiménez, de Empesec, creen que sus ventas podrían incrementarse en un 25%.

Los productores de brócoli también ganan con el acuerdo, ya que se mantendrán las preferencias arancelarias. Los exportadores prevén colocar nuevos productos como espinaca, quinua, etc.

El camarón, segundo rubro de exportación no petrolera del Ecuador, también ganó con el acuerdo. La Unión Europea recibe anualmente 220 millones de libras de este producto y, gracias al acuerdo, este entrará al mercado europeo sin pagar arancel para el 2016. Con el actual sistema de preferencias el camarón paga un arancel de 3,6%.

En sectores clave como el bananero, el Gobierno ha preferido no revelar aún el monto en euros que se negoció para el ingreso de la tonelada métrica al bloque europeo. No obstante, Eduardo Ledesma, presidente de la Asociación de Exportadores Banano del Ecuador, comentó que de lo que se sabe pagará un arancel similar al de otros andinos (110 euros por tonelada desde el 2015).

Las pequeñas y medianas empresas también miran con agrado. Según Wilson Araque, coordinador del Observatorio de la Pyme de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador, para las pymes ecuatorianas aparece un espacio de mercado significativo a la hora de dinamizar su capacidad exportadora. Él explica que entre Ecuador y la UE existe una relación de complementariedad y no de competencia entre los productos que se exportan. "Desde la lógica del comercio exterior, es un escenario positivo".

Araque aporta con datos que permiten ver el potencial de crecimiento de pequeñas y medianas industrias. Según la Encuesta de Coyuntura del Observatorio de la Pyme, las pequeñas y medianas industrias tienden a trabajar en promedio alrededor de 5 días a la semana, en una jornada laboral de 8 horas diarias. "Este comportamiento lo que nos está diciendo es que existe un ejército significativo de pequeñas y medianas industrias que podrían aumentar el uso de su capacidad de producción instalada si se les ofrece alguna oportunidad de mercado".

Ahora bien, más allá del acuerdo, que según el ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, se firmaría en el segundo semestre del 2016, los pequeños y medianos empresarios tienen retos que cumplir en el corto plazo.

Araque habla de tres acciones. La primera es la creación de líneas de crédito especializadas para estimular a que los industriales medianos y pequeños optimicen su capacidad de producción actual. Otra es la elaboración de programas de certificación laboral para formar obreros que serán necesarios a la hora de aumentar los niveles de producción. Y una tercera medida que recomienda Araque es impulsar programas dirigidos a promover la asociatividad empresarial entre pequeñas y medianas industrias.

Entre los principales productos nacionales que acceden al mercado comunitario europeo figuran el atún (que exportó USD 698 millones en 2013), banano (USD 667 millones), camarón (USD 625 millones), flores (USD 147 millones), cacao (USD 139 millones), café y té (ambos con USD 138 millones).