placeholder
Diego Morocho (izq.) y sus compañeros lograron el cuarto puesto en el concurso realizado en Gwailor. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Diego Morocho (izq.) y sus compañeros lograron el cuarto puesto en el concurso realizado en Gwailor. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Dos propuestas se destacaron en la India

1 de febrero de 2017 13:03

Dos grupos de estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Cuenca ocuparon el cuatro y el undécimo lugares en un concurso de regeneración urbana, que se realizó en la India. El Municipio de la ciudad de Gwailor solicitó propuestas para renovar su principal espacio ferial.

En noviembre pasado, estos estudiantes de séptimo y octavo ciclos presentaron sus propuestas y a mediados de este mes fueron notificados con los resultados.

El grupo integrado por los alumnos Diego Morocho, Pablo Astudillo, Xavier Pesántez, Karla Núñez, Andrés Toledo, Juan Nugra y Marcelo Bernal ocuparon el cuarto lugar entre más de 140 propuestas, que fueron presentadas en el ámbito internacional.

Según Morocho, las autoridades de Gwailor señalaron en el concurso “que el espacio donde se realiza esta feria artesanal y comercial está visualmente y arquitectónicamente desgastada”.

Esta feria se realiza en agosto de cada año durante un mes, pero el resto del tiempo no se ocupa la infraestructura, por ello la idea era repotenciar la zona.

Uno de los requisitos del concurso fue que la propuesta sea sustentable y que incluya elementos desmontables. Los alumnos de la Universidad Católica de Cuenca recibieron los planos de los espacios a ser intervenidos y de los módulos de mampostería fija, que son ocupados en la feria.

Morocho cuenta que hicieron las traducciones del inglés al español y plantearon sus ideas en una matriz FODA (Fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas). Con el apoyo de su maestro de Proyectos, Paúl Cordero, armaron su proyecto, que tuvo cuatro cambios antes de ser presentado.

“Fue complejo porque no conocíamos el lugar y tratamos de hacerlo a través de Internet. Eso fue una limitante”, cuenta Morocho. Según él, también recurrieron a habitantes de la India que viven en la capital azuaya. De ellos recibieron referencias y aprendieron que esa población busca sitios para el culto religioso.

La propuesta tiene dos partes. La primera se centra para la feria; allí los estudiantes identificaron que un problema resultaban los comerciantes ambulantes, que desgastan visualmente el lugar. Se enfocaron en ellos para lograr ventas de forma más ordenada.
Su proyecto consiste en 56 módulos de bambú desmontables para que cada uno sea ocupado por seis comerciantes.

La segunda parte de la propuesta se enfocó en el tiempo en que no se realiza la feria. Como los módulos de bambú son desmontables, se planteó que el espacio que queda libre sirva para el culto y crear ciclovías porque es un sitio estratégico al estar cerca de una universidad.

El segundo grupo de estudiantes de la Universidad Católica de Cuenca está integrado por los estudiantes Andrés Bravo, André Orellana, Pablo Toral, Henry León y Mery Bonet. Ellos quedaron en el undécimo lugar en la categoría general. Además, fueron los más votados en Facebook.

Según Bravo, su proyecto consistió en módulos de bambú y una tela que se puede moldear. Es un material que surgió en un proyecto de la Universidad Nacional Autónoma de México y que tiene similitudes con el cemento, “pero se puede moldear”. Por esa idea, este grupo de estudiantes fue escogido como revelación.