placeholder
Jéssica Paucar, estudiante de la Universidad Técnica Equinoccial,  realiza sus pasantías en el Hotel JW Marriott. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Jéssica Paucar, estudiante de la Universidad Técnica Equinoccial, realiza sus pasantías en el Hotel JW Marriott. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

La universidad es un canal de apoyo en las pasantías

20 de marzo de 2017 15:29

Para los jóvenes combinar sus pasantías con el estudio universitario es un reto porque tienen que equilibrar su tiempo. En este camino reciben apoyo de sus empleadores y sus universidades.

Pese a todas las barreras, hacer pasantías es clave para contar con experiencia profesional. Por eso, los expertos recomiendan iniciar las prácticas aun cuando no fueran obligatorias, lo que también enseñará a los estudiantes a ajustar el tiempo de sus actividades.

María Belén Jácome, directora de vinculación con la sociedad de las Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), explica que los alumnos realizan sus prácticas pre profesionales a partir del sexto semestre y que como una ayuda para que cumplan sus pasantías la institución organiza sus horarios de clase de 15:00 a 21:30.

Las prácticas, señala Jácome, deben durar mínimo cuatro horas diarias. “Entonces sí les apoyamos para que no se les crucen los horarios”, dice la vocera de la UTE.

Unas de las estudiantes que se ha beneficiado es Íngrid Gómez, estudiante de octavo semestre de administración hotelera y gestión ambiental de la UTE. Ella realiza sus prácticas desde febrero en el Hotel Marriott como asistente de recursos humanos.

La universidad también les facilita a los estudiantes el acceso a las pasantías gracias a los convenios institucionales con los que cuenta. La Facultad de Ciencias de la Ingeniería e Industrias de la UTE tiene, por ejemplo, 60 convenios en empresas públicas y privadas.

En instituciones de educación superior como la Universidad de las Américas (UDLA) el diseño curricular ha permitido que en los niveles destinados para que los estudiantes hagan pasantías, desde el quinto o séptimo semestre de acuerdo a la carrera (excepto gastronomía, en la que inician en segundo), se dé una menor carga de materias. La idea es que cumplan las cuatro horas de práctica.

Soledad Londoño, directora de bienestar estudiantil de la UDLA, indica que los estudiantes tienen que ser bastante organizados para cumplir con las horas de clase, de pasantías y de trabajo autónomo para hacer tareas y estudiar.

La institución tiene mecanismos para facilitar el acceso a pasantías para sus alumnos. Uno de ellos es la bolsa de trabajo, en la que se registran al mes unas 60 ofertas de prácticas; asimismo cuenta con 215 convenios.

Daniela Monge, ingeniera en administración de empresas hoteleras y turísticas de la UDLA, explica que decidió iniciar sus pasantías en segundo semestre en agencias, el Gobierno de Pichincha, entre otras. Ella asegura que fue complicado organizarse debido a los horarios en los primeros semestres, pero luego, con menos materias, tuvo mayores facilidades e, incluso, realizó sus prácticas durante las vacaciones.

Por su parte, en la Universidad San Francisco, Gloria Gangotena de Montúfar, directora del Área de Contacto Empresarial, explica que cada estudiante tiene diferentes agendas para realizar sus prácticas. “Ellos acceden a sus pasantías de acuerdo con las empresas y la flexibilidad de ambos”.

La USFQ facilita la lista de empresas con convenios para que los jóvenes puedan buscar. Pueden hacer sus prácticas en verano para no impactar en sus notas.