Ronaldo Schemidt / AFP Enrique Peña Nieto (derecha) embandera un cambio en la política petrolera que pudiera ser decisiva.
Ciudad de méxico/ DPA /[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La vaca sagrada ya no es tan sagrada

Propuesta histórica

Enrique Peña Nieto se atrevió a tocar a la "vaca sagrada" de México y presentó al Congreso una reforma constitucional para abrir el sector energético al capital privado, un tema vedado en 75 años de monopolio estatal.

Durante décadas, en actos oficiales y marchas sindicales, la consigna en ese país norteamericano ha sido "el petróleo es de los mexicanos" y "no a la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex)", un gigante víctima de ineficiencia, falta de recursos y corrupción.

Petróleo es sinónimo de soberanía en México, más que cualquier otro símbolo nacional. Cada 18 de marzo se celebra con una gran ceremonia el aniversario de la nacionalización petrolera de 1938, decretada por el popular ex presidente Lázaro Cárdenas. Ahora, en una iniciativa clave en ocho meses de gobierno con la que busca modernizar el sector y detonar el crecimiento económico, Peña Nieto ha propuesto al Congreso que, sin privatizar Pemex, se puedan celebrar "contratos de utilidad compartida" en materia petrolera con el capital privado, además de aumentar la participación privada en generación eléctrica, al margen de dogmas del pasado.

En el anuncio, hecho ante ministros del gabinete e invitados especiales, esta vez no estuvieron presentes los miembros de la oposición. Señal de que cada uno tiene su propia postura y está listo para defenderla.

A diferencia de otros acuerdos, negociados en el marco del Pacto por México y presentados en conjunto, los tres mayores partidos políticos presentan por separado sus propuestas. "No estamos de acuerdo con que se modifique ningún artículo de la Constitución", advirtió el líder de izquierda Jesús Zambrano.

En cambio, Acción Nacional (PAN, conservador), el anterior partido gobernante, quiere abrir de par en par el sector al capital privado y ha presentado su propia propuesta. El Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, hará pública la suya en los próximos días.

El oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro) necesita de otros partidos para sacar adelante la reforma. La discusión se llevará tanto en el Congreso como en el seno del Pacto por México, un mecanismo de concertación política en el que participan el PRI, el PAN y el PRD. La resistencia vendrá sobre todo desde la izquierda, que tiene en sus filas al veterano político Cuauhtémoc Cárdenas, hijo de Lázaro Cárdenas.

Después de que el general Cárdenas expropió a 17 compañías extranjeras en el siglo pasado, en la Constitución mexicana quedó plasmada la propiedad estatal exclusiva sobre los hidrocarburos. En 1960 se dio un paso más al prohibir contratos de explotación a particulares.