Fernando Mendoza / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

¿Vale más el trabajador útil o el indispensable?

¿Qué tipo de colaboradores aporta más en una empresa, el indispensable o el útil? Los indispensables son aquellos que son considerados estratégicos en una actividad de la empresa y pueden llegar a un cargo ejecutivo o directivo.

Los indispensables también son trabajadores que ya forman parte de la compañía y tienen un ‘background’ de ciertos conocimientos empresariales y se vuelven importantes dentro de la compañía. Los conocimientos pueden ser desde la logística, el mercadeo, la administración, por ejemplo. Todo depende, según los consultados, de cómo se trabaje en las diferentes áreas de la empresa.

El empleado útil, de su parte, es aquel que enfrenta a cualquier reto que le ponga la organización. Es el colaborador que hace más tareas de las que debería hacer y no se conforma con una determinada meta. Al contrario, siempre busca nuevas actividades para involucrarse.

Siempre está dispuesto a realizar cualquier tipo de actividad. Esto genera una ventaja: adquiere nuevos conocimientos para luego, en caso de que se necesite, tomar el puesto de aquel que fue indispensable un día.

A pesar de las diferencias entre el empleado útil y el indispensable, María Paulina Garcés, directora de gestión humana de DirecTV, explica que no es adecuado hablar de personas útiles. A su parecer, ese concepto (útil) es lo más parecido a hablar de una máquina o una herramienta. Ella cree que cuando se habla de personas, hay que hacerlas sentir indispensables en su posición y en lo que hacen, indiferentemente que sea un cargo específico en el que estén trabajando.

“Hay personas que son más especializadas que otras en diferentes sitios del trabajo; es decir, son más estratégicas según el modelo del negocio, pero la meta es hacer sentir indispensables a todos los colaboradores de la firma”.

Así, esas personas que se sienten claves para la empresa, en un momento de emergencia empresarial, son quienes harán la diferencia, explica la entendida.

Dolores Troya, directora corporativa de recursos humanos de Industrias Ales, con sede en Quito, prefiere a los empleados útiles porque son aquellos que al hacer la gestión lograrán los resultados que la empresa espera. Troya enfatiza que toda persona que cumple con el perfil para un cargo es útil.

La ejecutiva de Ales menciona que los empleados indispensables no existen. Para ella, en determinado momento, cualquier persona puede ocupar un cargo y realizar las actividades que se creían, en una empresa, que eran indispensables; pero en la práctica no fue así. “Ciertamente que hay competencias o características específicas en ciertas personas, que a lo mejor que el asume la función no las tiene, pero no por eso deja de funcionar la organización. Para eso hay planes de capacitación y perfeccionamiento”.

En las empresas siempre es mejor tener personas útiles que rindan y se comprometan a cumplir con todos los retos. Ese es el punto de vista de Lorena Pástor, especialista en Talento Humano.

Según ella, una empresa corre un riesgo al tener personas indispensables entre sus filas. Si dejan la organización pueden repercutir en el rendimiento de la firma.

Por ese motivo, -según Pástor- siempre es mejor no tener personas indispensables, pero en el caso de que se tenga a un especialista en cualquier área y es difícil de encontrar en el mercado laboral, hay que trabajar, como departamento de Recursos Humanos, en planes de retención de talentos.Entonces, todas las organizaciones deben pensar en formar a una persona especializada, por así decirlo, que a mediano o largo plazo pueda adquirir el conocimiento y asuma un cargo.

Características de los nuevos colaboradores

Los resultados. Las organizaciones buscan trabajadores que sepan de todo un poco. Que sepan trabajar en equipo que colabore, innove y que piense más allá del dinero.

El conocimiento. Es innegable que ser experto en un área en particular es muy importante, sin embargo estar en permanente contacto con otros temas y conocerlos es indispensable.

El equipo. Aquellas personas que creen que pueden subsistir sin ayuda de los demás, así sean trabajadores excepcionales, están condenadas al fracaso. Hay que trabajar en equipo.

La estrategia. Hay que tener capacidad para colaborar con la búsqueda de nuevos y mejores métodos para desarrollar el trabajo. Tener las mismas técnicas son signos inequívocos de fracaso.