placeholder
Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 1

Los valores que comparten empresa y deporte

¿Tienen algo en común el montañista ecuatoriano Iván Vallejo y el empresario estadounidense Donald Trump? Para Gabriel Rovayo, director del IDE Business School, ambos comparten valores que los impulsaron en su carrera a la cima.

La coincidencia de valores como la perseverancia, la creatividad y la visión clara de objetivos, indica Rovayo, se debe a que deportistas y empresarios deben enfrentarse constantemente a retos y desafíos.

“El deportista de élite se plantea metas como medallas olímpicas, récords, campeonatos... mientras que el empresario fija su proyecto de empresa, mercado, competencia y alcance”, dice Rovayo.

Empresarios y deportistas, agrega, dedican gran parte de su tiempo a la consolidación de un equipo, aprenden a asumir sus decisiones y desarrollan alianzas con grupos estratégicos; también visualizan cada uno de los posibles escenarios en los que se desenvuelven.

Para Iván Vallejo, tener una visión clara de a donde se quiere llegar es fundamental en el deporte y la empresa. También destaca la planificación, la pasión y la perseverancia. “Las cosas no se consiguen de la noche a la mañana”, asegura el montañista, quien actualmente se encuentra en una expedición en Katmandú, en donde el pasado 30 de septiembre coronó la cima del Manaslú, la octava montaña más alta del mundo, ubicada en la cordillera de los Himalayas, en Nepal.

“Haber coronado la cima del Manaslú es producto de una planificación de tres años que comenzó en el 2009 con la selección del equipo, con quienes entrenamos todo ese tiempo. La disciplina es fundamental y todo eso debe estar acompañado de una buena actitud”, comenta.

Otro valor que se requiere en la empresa y en el deporte es el trabajo en equipo. Así lo considera Diego Herrera, empresario de futbolistas que negoció el pase del crack ecuatoriano Antonio Valencia al Manchester United, en Inglaterra. “Deportista o empresario, debe saber aceptar las críticas y tener confianza, esa la base para salir adelante ante las adversidades y levantarse de las caídas”.

Durante los Juegos Olímpicos de Londres, la Escuela de Negocios ESCP Europe, con sede en la capital inglesa, publicó el informe titulado ‘Valores Olímpicos y Empresariales’ en el que califica al deporte y a la empresa como un binomio perfecto.

El informe destaca la visión clara de objetivos, el trabajo en equipo y la capacidad de liderazgo.

Un buen entrenador, cita el estudio de la Escuela de Negocios ESCP Europe, es el que no dice lo que hay que hacer, sino que detecta los talentos de cada atleta y sabe sacarles partido. Asimismo, el rol del líder empresarial es de dirección y de guía, propiciando el espacio más adecuado para favorecer la motivación del equipo.

Sacrificio y tesón también son mencionados en el informe. “No hay mejor símil que el de los medallistas olímpicos para conocer de cerca el esfuerzo y la tenacidad de los deportistas luchando por aquello que persiguen”.

El atleta esmeraldeño Álex Quiñónez quien compitió en Londres 2012 y se ubicó séptimo en la final de los 200 metros planos, destaca la tenacidad y el ímpetu que todo deportista debe entregar. La empresaria Rosario Manzano, fundadora de Panificadora Ambato, destaca la creatividad como un valor. “No hay que tener miedo a innovar para generar nuevas estrategias en la cancha empresarial, ni deportiva”.

Tres cualidades

  • El compromiso. Tanto el líder empresarial y el deportista deben estar comprometidos con la consecución de su objetivo para ser exitoso.
  • La madurez. La experiencia crea en el deportista un rendimiento físico esperado; en el empresario rentabilidad estable y posicionamiento.
  • La expansión. El deportista de élite se construye día a día al igual que una empresa sólida. Ambos buscan superar marcar y récords, la consolidación de logros e inversiones.