placeholder
Cajalí ofrece el servicio de entrega a domicilio, por el cual no cobra ningún recargo adicional, únicamente pide un monto mínimo de consumo.  Foto: Alfredo Lagla /LÍDERES

Cajalí ofrece el servicio de entrega a domicilio, por el cual no cobra ningún recargo adicional, únicamente pide un monto mínimo de consumo. Foto: Alfredo Lagla /LÍDERES

Venden vegetales como en Europa

4 de septiembre de 2017 19:08


En el mercado ecuatoriano, el servicio al cliente para la compra de frutas y verduras no está consolidado. Carla Chávez y Javier Puente, una pareja joven que deseaba emprender, vio en esa realidad una oportunidad.

Javier es licenciado en Relaciones Públicas y Comunicación. Por dos años ejerció su profesión. Carla llevó a la par de sus estudios en Ingeniería en Negocios Internacionales, de la que egresó el 2016, la crianza de su hija de 3 años.

El plan de negocios empezaron a desarrollarlo en septiembre del pasado año, aplicando los conocimientos adquiridos en sus res­pectivas carreras y asesorados por el hermano de Javier, que cursa un PhD en Finanzas.

Cajalí abrió sus puertas al público el 22 de abril de este año, en un área residencial del valle de Los Chillos, en Quito. La inversión inicial fue de USD 24 000.

En el establecimiento se hallan frutas, verduras, hortalizas y productos orgánicos: pan integral vegano, cacao, chocolate, quinua, lenteja, fréjol, mermeladas, café, panela granulada, entre otros.

“El concepto lo trajimos de Europa y le agregamos nuestro toque, al desarrollar el mobiliario con materiales reciclados”, señala Javier. En Cajalí, las frutas y verduras están colocadas en palets.

El emprendimiento cuenta con cerca de 11 proveedores, provenientes de las ciudades de Ibarra, Ambato, Santo Domingo, Caluma, Santa Elena y la provincia de Manabí, principalmente.

Solo tres productos son importados en el local: manzanas, uvas y peras. Los emprendedores afirman que uno de los fines del negocio es ayudar a impulsar a los pequeños productores nacionales.

La empresa Yuri, de la provincia de Imbabura, los provee de diferentes productos a base de cereal de amaranto, como chocopop, granola y barras de chocolate.

“La propuesta de Cajalí es buena e interesante. Es algo exclusivo, que se ve poco acá”, comenta César Perugachi, propietario .

El negocio de Carla y Javier ofrece el servicio de entrega a domicilio, sin costo adicional. No obstante, pide un monto mínimo de compra. Por ejemplo, al sur de Quito, USD 35, y a sectores ubicados en el centro-norte de la ciudad, USD 26. En este servicio cuentan con alrededor de 12 clientes, entre ellos la Congregación de Hermanas Marianitas.

Gonzalo Flores, habitante del valle de Los Chillos, es cliente asiduo de Cajalí. “Compro frutas y verduras para la casa casi a diario. Últimamente mi esposa también se ha interesado por los productos orgánicos”, comenta.

Flores destaca la presentación y la limpieza de los productos y el local. Considera además que los precios no varían en relación con una verdulería tradicional.

Los productos orgánicos los provee Minka, una empresa que comercializa sus productos en una plataforma digital. Cajalí es la única tienda física donde se pueden encontrar.

Cajalí atiende de martes a viernes y los fines de semana. Factura, en promedio, USD 3 000 mensuales. Por ahora, solo es posible cancelar en efectivo y transferencias. Pero están trabajando en la colocación de un punto de venta o un sistema virtual de pago.

El local ofrece a los clientes acumular sus facturas hasta final de mes, como una manera de reunir gastos representativos, que les ayudará a la hora de pagar impuestos. Esto, además, ha sido una estrategia para llevar un registro de sus clientes recurrentes.