placeholder
En la granja de pollos San Francisco, ubicada en Ambato, trabajan 25 personas. La empresa familiar, que opera en el mercado hace 30 años, también sintió una reducción en sus ventas. Foto: Glenda Giacometti/ LÍDERES

En la granja de pollos San Francisco, ubicada en Ambato, trabajan 25 personas. La empresa familiar, que opera en el mercado hace 30 años, también sintió una reducción en sus ventas. Foto: Glenda Giacometti/ LÍDERES

La venta de pavos y pollos se estancó en los dos últimos años

5 de diciembre de 2016 10:17

Las festividades de Navidad y Año Nuevo son fechas en las que el sector avícola registraba un repunte de ventas en pollos y pavos. Sin embargo, en los dos últimos años, la coyuntura económica del país afectó la capacidad de compra de los ecuatorianos y, como consecuencia, al sector, asegura Jorge Villamizar, presidente de la Corporación Nacional de Avicultores de Ecuador (Conave).

Según el representante del sector, este año aumentó la importación de pavos desde Perú -aunque no precisó cifras- pero de todas maneras este diciembre la venta de estas aves será similar a la del mismo mes del año pasado.

En Tungurahua, por ejemplo, el sector avícola busca mejorar sus ventas de pollo en pie y faenado en las fiestas de diciembre.

En esa provincia, entre octubre y noviembre de este año, las ventas descendieron entre el 25 y 30%. Y el costo de la libra de pollo se ubicó en USD 0,71.

Una de las avícolas que viven este escenario es la firma San Francisco con 30 años en el mercado. Allí trabajan 25 personas.

Dina Izurieta, administradora de la empresa familiar, cuenta que en los últimos dos meses el consumo de pollo se redujo. Antes comercializaba 2 500 aves diarias y ahora bajó a 1 900.

“Eso nos preocupa como productores, puesto que al no haber ventas implica gastos de alimentación de las aves que deben salir máximo a las siete semanas. Esperamos que la situación mejore”.Izurieta recordó que entre enero del 2015 y enero de este año el costo de la libra de carne de pollo se ubicó entre USD 1 y 1,05; luego bajó a USD 0,82 y actualmente está en 0,71. “Esperamos que la demanda de carne de pollo mejoré en Navidad y Año Nuevo, dependemos del consumo de la gente”, señala.

Otras firmas en cambio, plantean estrategias para repuntar las ventas. Santiago Iregui, gerente general de la empresa Pofasa (marca Pollo Favorito), explica que el año pasado colocó 100 000 pavos durante todo el 2015.

Y de este rubro, un 80% se vendió en la temporada navideña.

Para lo que queda del año, la firma siente incertidumbre en cuanto al consumo. Por ese motivo, explica Iregui, se aplicarán estrategias para alcanzar la meta en ventas aunque no precisó cifras.

Entre las estrategias están promociones y descuentos: “estamos sacrificando margen de ganancia para ofrecer un precio más atractivo para el cliente”. Además, están reforzando los procesos de producción para mantener la demanda similar a la de años pasados. Para el próximo año, Pofasa y su marca Pollo Favorito presentarán más variedad en su portafolio de productos con la idea de diversificar el mercado.

Pronaca, por su parte, reconoce que en la temporada navideña sus consumidores se guiarán por precios, debido a la coyuntura económica del país. En cuanto a producción de pollos asegura que el mercado mantuvo su oferta como en años pasados aunque no detalló cifras.

La firma con su marca Mr. Pavo, indica que las ventas con este producto todavía son una incógnita. Pronaca cuenta que el año pasado ya sintió los efectos derivados de la recesión. Y de enero a septiembre del 2016, se estima que el consumo de pavos decreció entre un 20 y 30%. Sin embargo, la firma confía en superar los volúmenes de venta de años anteriores.
Bajo este panorama las empresas del sector esperan que las ventas de pollos y pavos se reactiven en la temporada navideña. Para esto manejan estrategias comerciales en temas de precios y descuentos (ver página 13).

La menor demanda se siente desde el 2015

Según el presidente de Conave, Jorge Villamizar, el año pasado se cerró con una disminución de la producción de pollos, con 230 millones de unidades frente a las 233,5 millones del 2014.
Aunque las estadísticas todavía se están validando en el gremio, Villamizar sostiene que la coyuntura económica del país es el principal factor que afectó a los procesos de producción.

Por ejemplo, menciona el escaso abastecimiento de materia prima, como el maíz. Esto llegó a elevar los precios de los propios insumos, dice el representante de Conave.

A su vez, el consumo per cápita para este año se prevé a la baja. De los 32 kilogramos de carne de pollo que se consumían en el 2015, para fines de este año la cifra bajaría a 30 kilogramos. Esto porque los ecuatorianos tienen menor capacidad de comprar, y en el momento de elegir entre un producto y otro se fijan con atención en los precios.

Polo Guerrero, representante del sector avícola en Tungurahua, asegura que la provincia produce alrededor el 60% de los 3 600 millones de huevos que se comercializan al año en el país.
Añade que a escala nacional se comercializan 1 375 millones de libras de pollo al año. Asimismo, se venden 2,5 millones de gallinas reproductoras anuales. “La carne faenada de pollo es la que más se comercializa y en el mercado cuesta USD 1,10. Co­nocemos el esfuerzo que significa producir una libra de pollo”, dice Guerrero.

En cuanto a pavos, el consumo en el país en el 2014 estaba en 0,70 kilogramos por persona cada año, según Conave. La cifra sería similar al 2015 debido a un “ligero” incremento de la importación, en especial desde Perú.

Ante esto, Pronaca señala que conforme a las estadísticas de importación de material genético (pavos de corta edad), se estima que la producción local crecería respecto de años anteriores aunque no precisaron cifras.

“A pesar de la coyuntura económica por la que atraviesa el país, el pavo ha sido y es ya una tradición en la mesa de los ecuatorianos para la cena de Nochebuena”, sostiene la firma.
Otro dolor de cabeza que el sector enfrenta es el contrabando. Lo que hace que el producto local pierda competitividad en precios, en relación con lo que ingresa al país de manera ilegal, indica el representante de Conave.

Este gremio agrupa a las 13 avícolas más importantes en producción de pollos y huevos del país. Estas representan el 80% de la producción. Sin embargo, Villamizar señala que se tiene conocimiento de que avícolas pequeñas habrían cerrado por efecto de la recesión económica del país, aunque omitió datos.

Para el 2017, el sector avícola tiene varios retos por enfrentar.

Primero: aumentar el nivel de ventas y producción en el país. Para eso promocionarán descuentos y promociones.

Además de emplear estrategias para competir de manera equilibrada -en precios- con productos similares que provienen de Perú y de Colombia.

Y en el tema de contrabando, seguirán trabajando con las autoridades para frenar esta problemática.

Otros datos

Distribución. La producción de huevos se concentra en Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo. Mientras que la carne de pollo proviene de Manabí, Guayas, Los Ríos, Pichincha y Esmeraldas.
Crianza. El año pasado se criaron 240 millones de aves para faenamiento; además se contabilizaron aproximadamente 8,5 millones de gallinas de postura.
Proyección. Para fines de este año, se prevé una reducción en el consumo de pollo, por persona entre 28 y 30 kilogramos por año. En cuanto a huevos el consumo anual por persona oscila entre 120 y 130 unidades.
Crecimiento. En los últimos 25 años la producción de pollos creció un 400%. Es decir se producen cerca de 220 millones de pollos al año.
Producción. Según la Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (Espac) del INEC, la producción semanal de huevos de gallina en el 2015, un 94,5% proviene de plantas avícolas. Y el resto (5,5%) viene de granjas de campo.
Precios. A noviembre pasado, una cubeta de 30 huevos tenía un valor promedio de USD 3, en mercados y otros puntos de venta.  
Manejo. En el 2013, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) presentó un manual de buenas prácticas avícolas según la resolución técnica N° 0017.
Localización. Según el manual, las granjas deben tener cerramientos y cercas. Y no deben estar localizadas cerca de lagos, humedales; deben estar en zonas libres de emanaciones de humo.
Transporte. Los vehículos que transporten las aves deben utilizar jaulas elaboradas con material fácilmente lavable.
Incubación. Las plantas de incubación debe estar registradas ante Agrocalidad, del Magap.

Sector avícola espera recuperarse este mes

Diciembre será un aliciente de mayores ingresos para el sector avícola, particularmente para el de la comercialización de aves. El sector atraviesa desde hace dos años una suerte de crisis, debido a una serie de factores, como la baja en los precios de las aves, altos costos de producción y el contrabando de aves y de huevos fértiles desde Colombia y Perú.

La afectación es para toda la cadena, incluida el de la alimentación de las aves, tal como lo explica Jorge Josse, presidente de la Asociación de Productores de Balanceados, gremio que agrupo a las empresas que fabrican y comercializan este insumo.

Josse explica que, en el caso de la producción de balanceado para aves, las fábricas pagan USD 100 más por tonelada de maíz, que las de países vecinos. Esto debido a que en Ecuador el maíz cuesta más que el importado. Este grano es uno de los principales ingredientes del balanceado usado para alimentar aves.

La industria del balanceado absorbe en su totalidad la cosecha de maíz duro del país. A este sector también le preocupa otro ingrediente para el alimento de aves: la torta de soya o pasta de soya. Al contrario del maíz, la industria importa casi en su totalidad este ingrediente. Para ayudar a que el costo de importación no impacte en la industria local, el Gobierno ha diferido en los últimos años su decisión de aplicar aranceles a la importación de este insumo.

No obstante, Josse menciona que este año el Gobierno sí podría dejar de diferir su decisión e imponer un arancel a la introducción de la pasta de soya. “Si esto ocurre, tendríamos que pagar USD 150 más por cada tonelada de soya importada. Esto nos afectará terriblemente”.
Otra dificultad que atraviesa el sector es el ingreso de aves en pie y huevos fértiles desde Perú y Colombia. Jorge Loayza, dirigente de la Asociación de Productores de Aves de El Oro, manifiesta que el ingreso de aves y huevos por contrabando provoca, en muchos casos, hasta el cierre de granjas avícolas en su provincia. Detalla que al ingresar a menor precio, compite con el ave local y los productores orenses se quedan sin ventas.

Pese a estas dificultades, otro componente del sector avícola, el comercializador, espera recuperar ventas este último mes del año. Lo harán con la comercialización del pavo, para las cenas de Navidad y de Fin de Año.

En los negocios de venta de pavos, las promociones y ofertas comenzaron desde finales e incluso mediados de noviembre. En Corporación Fernández, que posee nueve locales en Guayaquil, las ventas del ave empezaron a repuntar desde ese mes. Allí, el pavo de 9 kilos se comercializa en alrededor de USD 38. Mario Olaya, gerente del local, afirma que este año el precio del ave está a la baja. “El año pasado llegó hasta USD 4,36 el kilo, ahora está en USD 4,28 el kilo”. Esta empresa, que espera vender alrededor de 4 000 pavos en diciembre, inició una nueva promoción: si el cliente compra dos pavos, paga un 20% menos por la segunda ave.