placeholder

Las ventas al exterior aún no repuntan

Durante los últimos cuatro años, la exportación de calzado nacional ha sido limitada.

Según la Federación Nacional de Exportadores (Fedexpor), entre el 2008 y el 2010 las ventas al exterior se mantuvieron en alrededor de USD 30 millones y 9 000 toneladas anuales. Solo entre el 2010 y el 2011 se produjo un crecimiento del 24% en dólares y del 26% en volumen.

“La alza del último año se relaciona con la posibilidad de las empresas de mejorar sus diseños y el apoyo gubernamental para la industria del calzado, que ha invertido más... La producción ha crecido y un porcentaje se está enviando al extranjero. Además se generó una sobreproducción que tiene que colocarse en otros destinos”, indicó Felipe Ribadeneira, titular de Fedexpor.

Pese a este ligero impulso, todavía son pocos los exportadores de calzado. Un total de 42 personas, entre naturales y jurídicas, se encuentran registradas como comercializadores de calzado en el exterior. Pero apenas cinco de ellos abarcan el 99% del total de los envíos nacionales.

Lilia Villavicencio, presidenta de la Cámara de Calzado de Tungurahua (Caltu), reconoce que la mayoría de los productores están concentrados en atender la demanda interna.

[[OBJECT]]

“Aún tenemos mercado que atender. Todavía estamos preparándonos para que los artesanos, los pequeños y medianos productores mejoren sus procesos, así como la producción. Es un proceso que empezamos en el 2009 y es a largo plazo. Pensamos, posteriormente, en un mercado en el exterior, al que estaríamos en capacidad de atender”, manifestó.

Algunos productores, como Plasticaucho, sin embargo, dieron el salto hace más de una década. Este momento la empresa está exportando zapatos de lona, botas de caucho y calzado escolar a Colombia y Perú.

Precisamente, estos son los países que ocupan el top de envíos nacionales. Datos del Ministerio de Industrias indican que, en menor número, también se exporta calzado a Cuba, Canadá, Inglaterra, Luxemburgo, España, Costa Rica, México, etc.

El calzado que más se vende a estos países es industrial, médico y casual.