Bertha Serrano es la propietaria de Fulgore. Esta firma de calzado vende, mediante su tienda on line a todas las provincias del país, incluso al exterior. Foto: Archivo / Líderes
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 35
No 10

Las ventas on line amplían el mercado

Ecuador mueve al año USD 200 millones en ventas en línea, según el Instituto Latinoamericano de Comercio Exterior. En cambio, las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) son superiores y señalan que en el país se generan USD 540 millones.

Esos números reflejan el aporte de las tiendas virtuales en las actividades comerciales en el país y que abarcan productos como electrodomésticos, ropa de diseñadores, zapatos, productos mecánicos..., cuyas ventas se apoyan en la Internet. Por ejemplo, algunas incorporan un botón de pago de Facebook, otras de entidades bancarias y la más común que tiene las opciones de pago por Pay Pal.

Bertha Serrano, propietaria de la marca de zapatos y ropa Fulgore, empezó con ese tipo de venta cuando fusionó su Fan Page de Facebook con Pay Pal. Por esta red concretaba ventas a todo el país. Antes de ello usaba otra modalidad, que consistía en que el cliente depositara el dinero de la prenda en una cuenta bancaria y finalmente recibía el producto.

Aún realiza transacciones de esa forma, pero hoy más del 80% de sus ventas on line son pagadas con Pay Pal.

Serrano tiene ese servicio hace un año, las entregas realiza a través de Correos del Ecuador. Rafael Campos, especialista en comercio electrónico, señaló en el E-Commerce Day (julio), que un 60% de los paquetes manejados que se distribuyen en el país son productos de Amazon.com para el Ecuador. Esto refleja el crecimiento de un consumidor que prefiere las compras en línea.

La marca Fulgore ha logrado vender sus productos en países como Chile, Argentina, México. A escala nacional, recibe pedidos de todas las provincias del país. En promedio, vende unos 250 pares de zapatos vía on line, lo que representa el 30% de sus ventas al mes.

Nathalie Prado es la propietaria de Dear One. Esa marca guayaquileña comercializa prendas para mujer en su portal. Los clientes cancelan por medio de una tarjeta de crédito o débito mediante el sistema 2Chekout, y son entregadas por Correos del Ecuador. Para Prado, las ventas por este medio son vitales para su negocio y para facilitar el proceso de comprar decidió incorporar un botón de pago del Banco del Pacífico. Su página web está siendo reestructurada para incorporar la nueva opción de pago, que aspira un incremento de sus ventas, pues este acepta tarjetas de crédito nacionales.

Antes de abrir un local en Urdesa (norte), todas las ventas las realizaba en línea. Ahora, las compras se hacen en línea y además se han incrementado, estas últimas representan el 40% de las ventas mensuales, de un total de 200 piezas.

Los diseños de Prado han podido llegar a Quito, Manabí, Galápagos, Loja, Esmeraldas... "Vender en línea es una plataforma que permite diversificar mi mercado", indica Prado.

Martha Yépez, vive en Manta (Manabí) y compra por internet al menos una vez por mes. "Casi siempre me enteró por Facebook de los sitios de compra", indica. Ella adquirió una tarjeta de pago Pay Pal en una entidad bancaria, y afirma que es una forma efectiva de comprar.

Clóset Púrpura es otro emprendimiento que se sustenta en las ventas en línea. En su portal promociona las creaciones de 16 diseñadores nacionales. La página tiene la opción de crear una cuenta en la que se concretan los pedidos y detalles.

Para los actores de este mercado, una venta es un desafío, ya se corre el riesgo de que el consumidor se decepcione del producto.