placeholder
María José Espejo es la propietaria del local Majito Dulce Expresión, ubicado en Santo Domingo. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

María José Espejo es la propietaria del local Majito Dulce Expresión, ubicado en Santo Domingo. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Un video es el valor extra de estos detalles personalizados

18 de diciembre de 2017 17:05

Los videos en las redes sociales ayudaron al negocio Majito Dulce Expresión a posicionar sus productos a escala nacional.

Este local se ha especializado en la elaboración de detalles personalizados con fotos, nombres y mensajes de sus clientes. Los pedidos se hacen a través de Facebook e Instagram.

Uno de los productos más vendidos son las cajas sorpresas, que en el interior tienen globos con helio, fotografías y mensajes con dibujos. También, les añaden peluches, flores, cojines, entre otros.

Antes de hacer la entrega del producto, la propietaria del local María José Espejo graba un video en el que se muestra cada detalle del regalo. Esos videos han permitido captar clientes de provincias de la Amazonía y de la Sierra.

Espejo señala que las redes sociales siempre fueron una vitrina para mostrar su trabajo. Hace cinco años, la emprendedora inició este negocio con la decoración de botellas recicladas, que en el interior contenían dulces.

Sus primeros clientes fueron familiares y amigos, quienes empezaron a recomendar sus manualidades con otras personas. A la par empezó a subir fotografías de su trabajo en Facebook y así recibió los primeros pedidos.

Hace tres años, ella y su pareja decidieron abrir un local para atender directamente a los clientes. Invirtieron USD 5 000 en mobiliario, máquinas para hacer diseños y material para las manualidades. “La estrategia fue abrir antes de San Valentín para captar clientela”.

Pero luego de esa fecha, los clientes dejaron de llegar. Así que, Espejo empezó a crear nuevos diseños y a colgarlos en las redes sociales. También, comenzó a ofertar nuevos productos como ramos de flores con detalles personalizados y frutillas con chocolate.

Al año de montar su local tuvo que contratar a cuatro personas para que le ayudaran a elaborar los detalles porque empezaron a receptar hasta 10 pedidos diarios.

Hace tres meses debió cambiarse de local a uno más grande para poder exhibir sus productos.
En ese lugar tiene un taller para hacer los diseños, elaborar las frutillas con chocolate y los desayunos personalizados.

En este nuevo local trabajan 10 personas y tienen una cartera de 200 clientes. “También tenemos proveedores que nos hacen cupcakes personalizados”.

Espejo señaló que la idea del nuevo local es que el cliente encuentre variedad y a diferentes precios. El ‘target’ de clientes de Majito Dulce Expresión varía de entre 14 a 30 años.
Carmen Loor, de 17 años, señaló que desde hace dos años hace sus pedidos en Majito Dulce Expresión. “Siempre tiene una propuesta original para los regalos. Son muy bonitos y también se ajustan a nuestra economía”.