placeholder
Thierry Sebastià (a la izquierda), sommelier de DiVino, observa  a contraluz un tinto junto a Michael Rosillo, socio y dueño de la tienda. Foto: Patricio Terán / Líderes

Thierry Sebastià (a la izquierda), sommelier de DiVino, observa a contraluz un tinto junto a Michael Rosillo, socio y dueño de la tienda. Foto: Patricio Terán / Líderes

Ana Cristina Alvarado
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

La sala de cata es una puerta al mundo

23 de diciembre de 2016 16:45

Arte Sommelier es una sala sensorial que se estrenó en este diciembre en el Centro Plaza Cumbayá. Este espacio fue creado por la sommelier Tania Armas, quien busca compartir la cultura gourmet en Ecuador.

Desde enero se lanzarán eventos semanales. Estos funcionarán como talleres guiados para personas con todos los niveles de conocimiento sobre vinos y maridaje.

En la inauguración, Armas guió la degustación de un jamón tipo serrano hecho en Ecuador y vinos chilenos. Durante la velada, los invitados más experimentados contribuyeron con sus impresiones del maridaje, alimentando el conocimiento, principalmente para las personas que no saben sobre cultura gastronómica y vinos.

Este es el objetivo de Armas: crear una experiencia en la que los comensales intercambien datos e información y puedan viajar alrededor del mundo al hablar sobre el origen y las características de cierto producto.

El siguiente evento de Arte Sommelier será el 14 de enero. Se ofrecerá una cata de quesos maduros, vinos y ‘late harvest’ (un vino de cosecha tardía). El costo por persona será de USD 15.

El precio variará de sesión en sesión, de acuerdo con los ingredientes con los que se trabaje. Sin embargo, oscilará entre los USD 15 y 25, con excepción de los platos elaborados por los que se pagará unos USD 35 por persona.

Otro espacio para aprender y compartir es DiVino. Esta es una tienda de vinos, accesorios y libros referentes a esta bebida. Tiene sucursales en Quito y Cumbayá. Cada 15 días, la tienda invita de forma aleatoria a 15 clientes -en la lista figuran todos los que han comprado al menos una vez- para una cata guiada.

Thierry Sebastià es el importador, administrador y sommelier de esta boutique. El experto se encarga de seleccionar los vinos y otras bebidas que se degustarán en cada sesión. La idea es sacar a la luz vinos desconocidos, ya sea por el nombre, la cepa o el origen.

Lo usual es escoger tres cepas. La cata inicia desde los sabores más delicados hasta los más complejos. El sommelier guía a los invitados y les explica que tomar vino es una experiencia que se disfruta en tres etapas.

Primero se observa, para identificar detalles que hablan del vino como el color. Después se involucra el olfato y se reconocen los aromas que lo enriquecen. En el tercer punto, se prueba en boca.

En el primer trago la boca se libera de aromas o sabores que otros alimentos han dejado o que son naturales por el pH y otros factores. Después de este acercamiento, el comensal puede disfrutar de su copa y acompañarla con los alimentos.