Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Vodka y ron también se producen en Ibarra

En noviembre del 2010, Santiago Jaramillo se propuso crear una marca de vodka nacional. Ocho meses después y con una inversión de unos USD 100 000, este emprendedor sacó a la venta Vodka Slava, producido en Ibarra.

La planta para la producción y envasado de sus licores está ubicada a pocos kilómetros del Lago Yahuarcocha y unas 100 personas trabajan ahí.

Jaramillo cuenta que su empresa, Josmartín S.A., importaba vinos desde Chile, desde el 2006; sin embargo, con la restricción a las importaciones, traer esos productos le resultaba muy costoso.

Fue entonces cuando se puso en contacto con catadores, para definir el sabor que debía tener el buen vodka. Enseguida comenzó la elaboración del licor.

“El producto tuvo una excelente acogida. Desde junio a diciembre del 2011, que se comercializó el producto, se vendieron 300 cajas de vodka, cada una con 12 botellas”, cuenta Jaramillo. En ese período registró USD 34 200 en ventas.

Las botellas las trajo desde Chile, de la Cristalería Toro, ubica en Santiago. La agencia colombiana Aldasbrand se encargó del diseño de la marca.

Cada botella contiene 750 mililitros de vodka triple destilado premium, con 40° de alcohol. “El vodka no debe tener sabor ni olor, por eso es el favorito para usar en la coctelería”, explica.

Alentado por la buena acogida de su licor, Jaramillo decidió en agosto del 2011, sacar a la venta Ron Port Obelo. Un ron añejo con 38° de alcohol, fabricado en barricas de roble.

Para este emprendimiento invirtió USD 80 000 adicionales. Las botellas de envasado las importa desde Francia, por su modelo delgado y alargado.

Al igual que el Vodka Slava, cada botella de Ron Port Obelo contiene 750 mililitros. El diseño gráfico de la marca también fue elaborado en Colombia.

Este licor, según su productor, tiene un sabor suave y dulce moderado, con un ligero aroma a vainilla. Desde su lanzamiento, hasta inicios de noviembre, Jaramillo vendió unas 1 100 cajas de ron, a un precio de USD 10 por botella.

Esto le significó ingresos por cerca de USD 132 000 solo por las ventas de ron.

Además, desde enero hasta la primera semana de noviembre, el empresario dice que se vendieron 800 cajas de vodka, registrando ventas por USD 91 200.

Según Cristina Gallardo, gerenta general de Buenvin S. A., empresa encargada del aprovisionamiento de licores del Comisariato del Ejército, el producto se vende muy bien en la cadena. “Lo estamos vendiendo desde hace seis meses en los locales de la cadena. Tiene muy buena acogida por su calidad; además, tiene un precio muy accesible”.

Lo mismo opina Susana Ruiz, de comerciales La Bola de Oro. Ella asegura que el producto se está posicionando bien en el mercado gracias su calidad y precio. “Es un producto que se vende bien y está ganando terreno en el mercado. La venta de licores nacionales se benefició mucho por la subida de los precios de los licores importados”.

Los datos de ventas

Puntos de venta. Vodka Slava y Ron Port Obelo se comercializan solo en Quito. En el 2013 se extenderá la venta en otras ciudades.
El target. Aún no inicia una campaña de publicidad de estos licores. Su productor asegura que las bebidas se enfocan para consumidores desde los 25 años en adelante.