placeholder
Volkswagen pasa por una crisis debido a las fallas en sus automotores. Foto: AFP

Volkswagen pasa por una crisis por haber montado un software en los motores diésel para simular menores emisiones de gases . Foto: AFP

Volkswagen, bajo presión por escándalo pero con la mira en el futuro

29 de abril de 2016 18:43

La automotriz Volkswagen presentó el 29 de abril sus cifras de 2015, seriamente lastradas por el escándalo de la manipulación de motores, y desveló sus planes para encarar la profunda transformación que afronta el sector del automóvil en la era de la electromovilidad y la digitalización.

Tras reportar ganancias de USD 12 200 millones en 2014, Volkswagen registró en 2015 pérdidas de USD 1 580 millones de euros por haber montado un software en los motores diésel de 11 millones de automóviles para simular menores emisiones de gases.

Pese al escándalo, Volkswagen superó a la japonesa Toyota para convertirse en el mayor vendedor de coches del mundo en el primer trimestre del año, gracias a un sólido rendimiento en el mercado de China.

Volkswagen deberá afrontar pagos millonarios por multas y pleitos legales como consecuencia del fraude de los motores, especialmente en Estados Unidos, donde el escándalo estalló en septiembre del año pasado.

"El grupo Volkswagen es lo suficientemente robusto como para afrontar esta carga financiera", aseguró Müller en rueda de prensa en la sede de la compañía en Wolfsburgo. Müller destacó que la llamada a talleres y las reparaciones de los coches equipados con el software para manipular las emisiones seguirán siendo la "tarea más importante hasta que haya sido puesto en orden el último de los vehículos afectados".

"Sabemos que hemos decepcionado a mucha gente, gente que había confiado en Volkswagen", admitió, para asegurar acto seguido que "Volkswagen es más que crisis". El máximo responsable del grupo, que engloba 12 marcas, anunció planes para la creación de una filial que ofrecerá servicios de movilidad como el modelo de alquiler temporal de vehículos "car sharing". También espera poder lanzar de aquí a 2020 unos 20 nuevos modelos de coches de propulsión eléctrica.

El máximo ejecutivo de Volkswagen descartó la venta de marcas para aligerar la carga de gastos. "No es tema de debate", dijo sobre las especulaciones de una posible venta en el holding de producción de camiones de VW, MAN y Scania. Volkswagen apartó unos 16 200 millones de euros para hacer frente a los gastos derivados del escándalo. "No sabemos si tendremos que aprovisionar más", comentó Müller.

En cuanto a la marcha de las negociaciones en Estados Unidos, el presidente dijo que se disculpó personalmente ante el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por la manipulación sistemática de motores que fue descubierta en ese país. "Tuve dos escasos minutos para hablar con él y le pedí perdón por lo ocurrido", señaló. Müller habló con el mandatario norteamericano durante la visita que realizó éste a la Feria Industrial de Hannover el pasado fin de semana. "Le pedí que Estados Unidos tendiese un puente. No hablamos más en concreto", indicó. "Obama aceptó las disculpas".

Müller agregó que las conversaciones con las autoridades estadounidenses están siendo constructivas. La empresa alemana incluyó en el balance una partida de 1.800 millones de euros para "posibles inversiones en proyectos medioambientales y electromovilidad" en Estados Unidos.

Los generosos sueldos de la junta directiva cedieron con fuerza debido al "Dieselgate". En el balance figuran gastos de más de 60 millones de euros. Los miembros de la junta directiva aceptaron prescindir temporalmente de un 30 por ciento de su remuneración variable, que será convertido en acciones y quedará en manos de la empresa durante varios años.

El ex presidente Martin Winterkorn cobró el año pasado 7,3 millones de euros (USD 8,3 ) pese a haber sido el máximo responsable de la empresa al estallar el escándalo. La presión pública y la mala gestión de la crisis llevaron a Winterkorn a dejar el puesto a fines de septiembre, pero su contrato expira a finales de este año y hasta entonces seguirá cobrando. Winterkorn era el ejecutivo mejor pagado de Alemania. En 2014 había cobrado un sueldo anual de casi 16 millones de euros.