placeholder
Roberto Anker en su oficina. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Roberto Anker en su oficina. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Carolina Enriquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Wall Street y Brasil, sus escuelas de análisis financiero

1 de mayo de 2018 10:54

Cuando Roberto Anker se fija una meta, pone todos sus esfuerzos hasta que la cumple. Eso lo ha demostrado en diferentes aspectos a lo largo de toda su vida.

Al salir del Colegio Einstein, este quiteño apuntaló su formación en EE.UU. En la Universidad de Virginia optó por la ingeniería y una subespecialización en economía.

El estudio, sin embargo, no fue todo. Los trabajos que realizó durante los veranos, que incluyeron un banco, una industria e incluso una mecánica, le permitieron tener una visión del mundo real y, principalmente, crearon en él un fuerte gusto por las finanzas.

Eso le impulsó, al terminar la universidad, a postular por cargos en diferentes empresas vinculadas a ese mundo. En 1996 logró ingresar en Morgan Stanley, una de las mayores firmas de banca de inversión en el planeta.

Empezó como asesor en el área de fusiones y adquisiciones, así como mercado de capitales, del departamento de Banca de Inversiones para América Latina. “Era un ritmo fuerte, tuve excelentes mentores, jefes que me enseñaron”.

Sus recuerdos en su paso por Harvard. Foto: Archivo de Roberto Anker

Sus recuerdos en su paso por Harvard. Foto: Archivo de Roberto Anker


Entre los proyectos en los que colaboró estuvo la fusión para la petroquímica de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) con Móbil Venezuela, una operación de USD 2 500 millones que manejaron cuatro personas. También fue responsable de emisiones de bonos de diferentes compañías; asesoramiento a Walmart, entre otros.

En ese ambiente se desempeñó a fines de la década de 1990. En esa época recibió una propuesta para trabajar en un grupo de capital privado. Pero, el jefe del departamento donde trabajaba, en Nueva York, le planteó quedarse en Morgan Stanley con el objetivo de que desarrolle su carrera.

Optó por lo último, pero el siguiente paso en la firma fue ir a vivir a Brasil por dos años. “Pasé de ser un asesor de empresas a alguien que de alguna manera está buscando ideas, opciones, alternativas de inversión. En ese momento invertimos en una empresa de Internet en Brasil”.

Acostumbrado a viajar y a conocer nuevos mundos, el cambio cultural no le impactó. Describe a Brasil como “medio continente” y un lugar todavía por descubrir.

En esos años, Anker creía que era necesario reforzar sus estudios. Postuló a Harvard Business School, universidad a la que ingresó y donde obtuvo un MBA.

De esa época destaca la calidad de los catedráticos como Michael Porter; los estudiantes, que son gente que “tiene planes grandes para futuro”; el hecho de que al sitio lleguen grandes personalidades para dar discursos entre los que están presidentes o gerentes de corporaciones mundiales, etc.

Junto a su socio y su colaboradores. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Junto a su socio y su colaboradores. Foto: Julio Estrella / LÍDERES


Tras cumplir ese reto volvió a Brasil, pero solo por dos años. Siempre tuvo en mente la necesidad de volver a Ecuador para apoyar a su familia y con varias ideas para plasmar su experiencia en el mundo de las finanzas en el país.

Ni bien llegó, un conocido le contactó; al mes de eso tuvo otro cliente. Poco a poco se dio cuenta de que en Ecuador existía una creciente necesidad por servicios financieros y en el 2005 abrió su actual empresa, Proventus.

La firma se dedica a dar asesoría financiera y se especializa en el desarrollo de estrategias de expansión, financiamiento, generación de liquidez, fusiones, adquisiciones, desinversiones, entre otros.

Guillermo Aponte, director general de Arca Continental Alimentos para las Américas, conoce a Roberto Anker desde hace casi cuatro años y destaca el impulso que ha tenido su labor para el crecimiento “inorgánico” de la multinacional en Ecuador y la región. “Toma muy personal la relación con las empresas como la nuestra, que busca trabajos serios. Ayuda a buscar valor agregado a las compañías”, indica. Aponte define al empresario quiteño como una pieza clave para el cierre de la operación de compra de Inalecsa en 2012. Arca puso su confianza en Proventus aún antes de la llega da de Aponte a Ecuador.

Roberto Anker en su participación en el Iron Man. Foto:  Archivo de Roberto Anker


También lo han hecho otros empresarios como Juan Ribadeneira, quien lo conoce hace 15 años. Él destaca su ética profesional y el sustento técnico que ha manejado durante todos los trabajos en materia de finanzas corporativas en los que lo ha apoyado.

Precisamente, la visión de Anker es no abandonar los proyectos que lleva a cabo. Por más impedimentos que existan en el camino, tiene que llegar a la meta.

Eso lo hizo también en su vida deportiva. Durante su época colegial fue un destacado nadador que participó en el sudamericano y fue campeón en la Copa del Pacífico.

Asimismo, en el 2016, luego de largas horas de entrenamiento y un riguroso régimen alimenticio, participó en el Iron Man. Fue un reto extremo en el que hubo momentos en que pudo haber dejado todo; sin embargo, llegó a la meta.

Datos
Familia. Está casado y tiene tres hijos.
Deportes. Corrió dos veces la maratón de Nueva York. Vivió en EE.UU. durante casi toda la década los noventa.
Trabajos. Es presidente del Directorio de ATU,
Latinoamérica. En su paso por Brasil vivió en São Paulo. De la gente destaca que son abiertos. Anker considera que es positivo conocer el mundo.