placeholder
Eduardo Cruz del Río, de Wyndham Group (i); y Andrés Pachano, del Consorcio Nobis. Fotos: Enique Pesantes / Líderes

Eduardo Cruz del Río, de Wyndham Group (i); y Andrés Pachano, del Consorcio Nobis. Fotos: Enique Pesantes / Líderes

Wyndham Garden, sello verde en hotel

7 de diciembre de 2017 16:09

Wyndham Garden es una marca nueva en Ecuador y una marca joven entre los hoteles de la región. Tiene cuatro estrellas y un sello verde, que va de la mano de la tendencia actual de responsabilidad social con el medioambiente.

Los anteriores Howard Johnson de Quito y Guayaquil mutaron hasta convertirse en el nuevo hotel, ahora con otra identidad.

El 15 de noviembre fue el lanzamiento oficial de la marca en Guayaquil. Pero el nombre de Wyndham Garden se empezó a posicionar desde meses antes.

En el caso de Guayaquil, su nombre comenzó a ser visible en lo alto de la torre circular hotelera, de la avenida Juan Tanca Marengo, en el norte de la metrópoli, a solo cinco minutos del aeropuerto José Joaquín de Olmedo.

Las letras verdes de la marca, que reemplazaron al azul del antiguo edificio, denotaban que algo pasaba en el hotel del Consorcio Nobis, también propietario de las franquicias Wyndham y Sonesta.

La estrategia comenzó a diseñarse aproximadamente hace un año, explicó Andrés Pachano, presidente de la Unidad de Negocios Hotelero del Consorcio Nobis.

“Se trata de un refrescamiento. Estamos haciendo inversiones importantes para que el hotel se adapte a la marca, ya que venía de un Howard Johnson un poco más antigua y queríamos ofrecer un mejor servicio a los clientes”, dijo.

Los dos Howard, de Quito y Guayaquil, cambiaron sus nombres, pero también se reinventaron con toques verdes. La intención es ir moviéndose hacia marcas más limpias, eficientes y amigables con el medioambiente, que es una tendencia mundial.

Durante el acto de lanzamiento, Isabel Noboa, presidenta ejecutiva del Consorcio Nobis, destacó que la compañía siempre está pensando en función del desarrollo sostenible y que el turismo es uno de esos sectores. Le dio la bienvenida a la nueva marca, consciente con los impactos en el medioambiente y como parte de una industria turística comprometida con los visitantes, el entorno y las comunidades.

Cuando decidieron traer el nuevo hotel al país, los Howard ya ofrecían facilidades e instalaciones acogedoras, pero era necesario refrescarlas para entregar una nueva experiencia de producto y servicio a los clientes.

El nuevo hotel es separado de los Wyndham que se mantienen en Guayaquil (Puerto Santa Ana) y Quito (Tababela) y que tienen su propia estrategia y operación.

Es parte del portafolio de Wyndham Hotel Group, que tiene una cadena de más de 9 000 hoteles divididos en 18 marcas. Son más de 705 700 habitaciones en 79 países.

Es una de las marcas más jóvenes y de rápido crecimiento del portafolio de la compañía, que tiene su sede en Parsippany, Nueva Jersey (EE.UU.).

Eduardo Cruz del Río, vicepresidente de Operaciones para América Latina y el Caribe de Wyndham Hotel Group, destaca que ahora hay dos marcas en Ecuador. “La reputación que tienen los Wyndham en el país y cómo se han posicionado en el mercado es un orgullo para el grupo”.

Según Cruz del Río, los Wyndham están en los primeros lugares de la hotelería en el país y haber añadido ‘Garden’ a la marca y al concepto es una fortaleza. Destaca que eso se ha logrado por tener al Consorcio Nobis como uno de “los mejores socios”.

El equipo de Nobis y el grupo internacional analizaron la lista de marcas y establecieron que la que mejor se adaptaba a los que buscaban era Wyndham Garden. Así se evaluaron cambios, inversiones y retorno financiero para los socios del hotel, explica Pachano.

Luego de esa evaluación financiera vino la ejecución de los planes. La inversión inicial en el cambio de marca en los dos hoteles suma más de USD 500 000 y varía según la ciudad.
En el caso de Guayaquil se remodeló la fachada, se cambió la entrada principal, el lobby, la recepción (front desk), el restaurante y el área de recreación. Hubo menos cambios en las habitaciones, ya que habían venido de una reciente renovación. En Quito los cambios se centraron en el lobby, el lobby bar y las habitaciones.

Pachano calcula que la inversión entre los dos llegará a USD 1 millón, además que los hoteles requieren renovación permanente por el deterioro normal.

El ‘target’ de clientes del hotel son ejecutivos y grupos corporativos. Guayaquil y Quito son dos reconocidas ciudades para turismo de convenciones.

En el Puerto Principal la estrategia apunta a satisfacer un segmento de ejecutivos más exigente de lo que tenían antes. El nivel de ocupación está por encima del 75% .

En la capital, la intención es recuperar un 5 o 6% del mercado, ya que el nivel de ocupación es de 65%. Entre los dos hoteles suman 198 habitaciones. En Quito hay 90 y en Guayaquil 108.