Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Yapa y redes sociales son parte de su renovación

Con más de medio siglo de historia, el local de 'Las corvinas de Gloria' renovó sus servicios. Este negocio, ubicado en el segundo piso del mercado Central en Quito, ha implementado desde el 2013 técnicas para un mejor manejo de alimentos. Además, para conectarse más con sus clientes creó un perfil de Facebook y un canal de YouTube.

A diario llegan entre 250 y 500 clientes al puesto de Gloria Izurieta o 'Doña Glorita', como la conocen sus clientes y vecinas. Ella cuenta que este negocio nació hace más de 50 años. Su madre, Juanita, fue la fundadora. "Prácticamente yo crecí aquí, todos me conocen".

Este negocio familiar, que actualmente es administrado por la cuarta generación de la familia Gómez, ha ido creciendo. Desde el 2001, Marcelo y Silvia Gómez hijos de Gloria, se encargaron de Las Corvinas de Gloria junto a su madre.

Marcelo viajó en 1994 al Mundial de Fútbol en EE.UU. y decidió quedarse en ese país. Pero, luego de tres años de trabajo volvió y empezó a colaborar en el negocio "Por qué trabajar día y noche en EE.UU., sí puedo trabajar duro en mi país y ser parte del negocio familiar", fue la reflexión que le motivo a volver.

En el 2006 tras la remodelación del mercado, Marcelo se puso al frente del negocio y empezaron los cambios. El primero fue remodelar el puesto: se invirtieron más de USD 2 500 en equipamiento.

Otra de las modificaciones implicó aumentar los acompañamientos de la corvina: se sumaron ceviche de concha, camarón y calamar. Eso no era todo, a petición de los clientes ofrecían una yapa.

Este negocio que genera ocho plazas de trabajo, en el 2013 dio otro cambio. Marcelo entró a estudiar Gastronomía en el Culinary Art School, en el norte de Quito, y así empezaron a usar nuevas técnicas en la preparación de los platos. También se enfocaron en mejorar el manejo de los productos y en la limpieza del lugar. "El cliente necesita un buen trato, y comer en un lugar limpio y agradable", afirma Marcelo.

Este año, el negocio que vende USD 20 000 al mes, creó su propia marca, que se muestra en el local, así como en los delantales de los empleados. Además, creó un perfil en Facebook, que en 3 meses sobrepasa los 1 000 seguidores. Asimismo, cuenta con un televisor en donde todo el día se proyecta la publicidad y videos del negocio. Y alista la implementación del servicio de Internet inalámbrico.

Daniel Tapia, instalador eléctrico, es un cliente frecuente. Él destaca la atención y el sabor de los platos. Los precios varían entre USD 4,5 y 7. César Torres, ecuatoriano radicado en España concuerda con Tapia, en el sabor y la calidad de los productos. Además, Torres afirma que cada que viene al país va a 'Las Corvinas de Gloria'.

En la proyección del negocio está explorar el modelo de franquicias.