Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 14
No 3

Yoga: Dar calidad de vida también deja réditos

Hernán Égüez es un deportista de élite que practica triatlón desde hace siete años. Mejorar su rendimiento lo llevó a buscar actividades adicionales a su entrenamiento deportivo; por eso, desde inicios del 2011, practica yoga.

Égüez le dedica cerca de dos horas al día a esta actividad. “El yoga me ha ayudado a ser mejor deportista y persona. Tengo mayor equilibrio en lo que hago”.

El yoga es considerada como una disciplina física y mental milenaria que tiene sus orígenes en la India.

Égüez practica esta actividad a diario en Yoga Studio. Destina alrededor de USD 90 mensuales por la membresía.

Salomé Rengel, directora de este centro que está ubicado en el norte de Quito, comenta que el yoga es una ciencia oriental que llego al país hace 50 años. Entre los pioneros están la psicóloga checa Vera Konh y el Padre César Dávila, un sacerdote católico con conocimientos en esta práctica.

Rengel es periodista de profesión, pero dejó su carrera para dedicarse a tiempo completo al yoga. Llegó a convertirse en maestra (persona con conocimientos de la filosofía hindú que puede instruir esta práctica); en el 2006 abrió las puertas de Yoga Studio.

En este centro se dictan cursos con diferentes objetivos: ser mejor padre de familia, mejorar la vida de pareja o potenciar el desempeño de deportistas profesionales.

Yoga Studio inició con una inversión de USD 20 000. Con este monto alquiló un local, compró los implementos y registró la marca. Ahora cuenta con cerca de 300 alumnos al mes. Trabaja con ocho instructores y factura al mes entre USD 5 000 y 7 000.

Según el Censo Económico del 2010, realizado por el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), en el Ecuador estaban registrados ese año 104 establecimientos de enseñanza de yoga.

Otra opción para practicar esta disciplina es Dharma Yoga. Este estudio se inauguró en enero del año pasado, en Quito. Ofrece yoga para mujeres embarazadas, para niños y para deportistas.

Margarita Orellana, instructora, comenta que el yoga está en crecimiento en Ecuador y asegura que existe mayor movimiento de la disciplina en Guayaquil.

Dharma Yoga cuenta con unos 120 alumnos. Cada alumno invierte alrededor de USD 50 mensuales por el curso.

Ana Lucía Bravo trabaja en el área de políticas públicas en una ONG. Luego de su jornada de trabajo asiste a Dharma Yoga. Comenta que ha mejorado su calidad de vida con seis horas semanales de esta práctica. Por la práctica de esta actividad invierte unos USD 60 mensuales.

En el Instituto de Desarrollo Humano asisten alumnos desde los 14 años de edad para practicar yoga. El costo del curso varía según las horas que se toman. Van desde los USD 35 a 60. Cuentan con clases especializadas para adultos mayores.