Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Su yogur conquista el paladar del austro

Juan Carlos Correa se graduó hace 18 años en Ingeniería de Alimentos en la Universidad del Azuay. Luego de laborar cerca de una década en una empresa de lácteos del Austro, incursionó en su negocio. Invirtió USD 500 000 para montar El Pinar, que funciona desde hace siete años (norte de Cuenca).

Los conocimientos que adquirió le permiten desarrollar productos lácteos y de frutas. En la planta se elaboran yogur, manjar y crema de leche, mantequilla y 'topping' de frutas (aderezo), para las heladerías. La inversión inicial también sirvió para abrir y equipar un Delicentro que funciona hasta la actualidad, en el sector de Challuabamba, en la vía rápida Cuenca-Azogues.

El inicio fue difícil, porque tuvo que competir con empresas que ya estaban consolidadas en el mercado nacional y que tenían un sistema de comercialización montado y funcionando. Otra limitante fue la falta de dinero para crecer.

Según Correa, venció esas trabas con constancia, ofertas comerciales atractivas y producto de calidad. "El yogur es semidescremado y eso es un 'plus' que es apreciado, porque los clientes buscan productos bajos en grasas".

Hace dos años, Lácteos El Pinar amplió la capacidad de su planta a 3 500 kilos diarios de las diferentes variedades con una inversión de USD 100 000. Al inicio solo producía 200 kilos al día.

Este año está planificada otra ampliación, porque la firma está trabajando a plena capacidad y la demanda aumenta. Con ello, indica Correa, se producirán nuevas variedades en un par de meses y la capacidad se duplicará.

Sus conocimientos los reforzó especializándose con cursos en Estados Unidos, Colombia y Europa. Correa también visitó fábricas en países europeos, para conocer sus procesos y el equipamiento. La última ocasión estuvo en Alemania, desde donde importa su nueva tecnología. La anterior es de procedencia francesa e italiana.

El año pasado, esta empresa cuencana facturó USD 720 000 y para este período planifica cerrar con USD 1 millón. "El incremento se debe al ingreso a Guayas, en donde cada día hay más demanda de los locales comerciales...".

En la actualidad, laboran 20 empleados en los departamentos de producción, comercialización, administrativo y logístico. La planta está ubicada en la parte posterior del Delicentro, en donde también se oferta comida rápida junto a las 30 líneas de productos de diferentes sabores y tamaños, que tiene la firma.

Correa tiene vendedores que ofertan la producción en el sur del país. Ellos comercializan en las provincias de Loja, El Oro, Zamora Chinchipe, Cañar, El Oro, Azuay y Guayas. Estas dos últimas jurisdicciones son sus principales mercados, porque tienen cerca del 60% de sus ventas. "En los mercados de Guayaquil, Machala y Loja aún se puede crecer más", señala el empresario, de 40 años.

Este emprendedor adquiere la leche en un centro de acopio ubicado en el cantón cañarense de Biblián, las frutillas y las moras las compra a una asociación de productores de Sevilla de Oro, un cantón azuayo ubicado en la zona nororiental. "Les compro toda la producción, porque tienen sello verde y ofrecen buenos estándares de calidad. Debo garantizar la calidad de la materia prima para elaborar mis productos", dice Correa.

Sus productos también se comercializan en heladerías que tienen alcance nacional, como Tutto Freddo, y en centros comerciales, como Almacenes Tía, Coral Hipermercados del Grupo Ortiz y la Megatienda Santa Cecilia. El representante de este último establecimiento ubicado en Centro Histórico de Cuenca, René Barahona, señala que desde hace tres adquieren las variedades de yogur y manjar de Lácteos El Pinar.

Barahona considera que es una marca que se ha hecho espacio frente a los líderes del sector y lo hace con productos de calidad y con envases; es moderno y resulta atractivo a los clientes. "La rotación del producto es aceptable".

La pyme por dentro

  • Sus 30 líneas de productos. Se dividen en yogur de varios sabores y tamaños, manjar de leche, topping de frutas y crema de leche al granel e industrial.
  • La planta de Lácteos.  El Pinar está por certificarse con la norma de Buenas Prácticas de Manufactura, para el control sanitario. En los envases colocará la nueva exigencia del Régimen para identificar la cantidad de azúcar y grasa.