Redacción Cuenca, [email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Con el zapato masculino da pasos en firme

"Cuando era bebé me envolvieron en cuero en vez de una manta", dice Lenin Nivelo en tono humorístico y exagerado. Este cuencano se refiere a su legado de zapatero, ya que creció en una familia que se dedica a este oficio.

Por esa herencia, desde hace 26 años Nivelo se dedica al diseño y producción de zapatos para hombre, que vende con la marca Pierrali y Mazzalupi. Además, creó la firma Lenical, para comercializar sus productos con los que factura unos USD 100 000 al mes y atiende a 120 clientes corporativos a escala nacional.

Esta historia de emprendimiento no siempre estuvo acompañada por el éxito. Al inicio este taller funcionaba en un espacio de 6 metros cuadrados, donde Nivelo, junto a tres empleados, producía 100 pares de zapatos a la semana; las ventas eran puerta a puerta.

Paulatinamente, los diseños de Nivelo tuvieron acogida, y sus ventas se incrementaron. Para Lorena de Enríquez, colaboradora del local Estilos y Modelos (centro de Quito), el éxito de esta firma no es casualidad, sino la unión de cuatro factores: la calidad del producto, la puntualidad en la entrega, la innovación en los diseños y los buenos precios.

Por esa calidad y atención, el local Estilos y Modelos compra estos zapatos desde hace más de 15 años.

Nivelo es un apasionado del diseño de zapatos. Cada año lanza 70 nuevos modelos para diversificar la oferta de su catálogo. Además, el año pasado creó una suela de zapato elaborada con llantas de vehículos. "Para mí es clave el cuidado del medioambiente, y reciclar es un aporte". Por ahora, el 10% de la producción lleva suelas con caucho reciclado.

La inversión en maquinaria es una de las apuestas de Nivelo, quien hoy trabaja al lado de 40 empleados. Este cuencano invierte unos USD 20 000 al año en máquinas como troqueladoras industriales, cerradora de talones, horno reactivador, entre otros equipos para mejorar el proceso de fabricación del calzado.

La inversión más reciente, en enero de este año, fue la maquinaria para producir la suela de los zapatos. De esta forma evita comprar a otros proveedores esta materia prima, que a veces es escasa o sube su precio en el mercado.

Además, esta firma cuenta con un área de desarrollo de nuevos modelos, donde dos colaboradores identifican las tendencias internacionales y si estas se adaptan al mercado ecuatoriano. Además, combinaciones de texturas como lona, gamuza, cueros lisos y corrugados, etc., para la creación de nuevos diseños.

Hoy, esta firma funciona en un espacio de 600 m2 (al sur de Cuenca). Cada zapato pasa por una línea de producción y culmina con la revisión de calidad.

A Nivelo no se le escapa ningún detalle del mundo empresarial. Esa es la opinión de Andrés Ruiz, colaborador de Zapatos y Moda (en Guayaquil), quien dice que la fortaleza de este cuencano es diseñar calzado para cada segmento del consumidor. "Tiene productos para jóvenes desde los 12 años hasta hombres de 65 años".

Ruiz, quien comercializa un 50% de zapatos importados de EE.UU., vende los de esta firma azuaya hace cuatro años con éxito. "Esta firma cuencana demuestra que el producto nacional sí compite con otros países".

Nivelo sabe que es un competidor pequeño, pero en sus 26 años de trabajo se ha forjado un nombre y reputación. Sus perspectivas son crecer y exportar, por lo que participa en ferias de calzado en el país para exhibir su producto ante compradores nacionales e internacionales. Por ahora vende sus zapatos en Manabí, Pichincha, Guayas, Loja, El Oro y Azuay, entre otras provincias.

El ambateño Carlos Arango conoce la marca Pierralli desde el año pasado. Destaca la innovación en los diseños y comodidad de los zapatos.

Nivelo se siente orgulloso de convertir su pasión y legado en un negocio que genera empleo y oportunidades. "El camino es largo, veamos qué nos depara".