Andrés Rodríguez participa  en eventos de emprendedores chinos, quevaloran su tarea.

Andrés Rodríguez participa en eventos de emprendedores chinos, quevaloran su tarea. Foto: Archivo particular

Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Andrés Rodríguez demuestra su liderazgo en Pekín

15 de abril de 2020 14:23

Su sueño de infancia era conocer el mundo. Podía pasar horas en la biblioteca de su casa observando el mapamundi, cuenta Andrés Rodríguez, de 30 años.

Ese interés por viajar y conocer otras culturas lo impulsó a estudiar inglés desde temprana edad y lo ha llevado hasta lugares remotos. Con 21 años, trabajó durante un verano para una empresa de salmón, en Alaska, con jornadas diarias de 16 horas, que pusieron a prueba sus límites mentales.

Proviene de Ambato. Sin embargo, en los últimos siete años y medio ha vivido en una de las ciudades más pobladas del mundo, Pekín, con más de 22 millones habitantes hoy en día.
Su núcleo familiar es reducido, creció con sus padres y una hermana 10 años mayor que él, pero su familia ampliada es numerosa; la mayoría vivía en Quito.

Rodríguez estudió en el colegio católico Pío X, de Ambato, de donde egresó como bachiller en Química-Biología. Desde los 13 años estudió inglés en la Universidad Católica de Ambato. Otro de sus intereses en la adolescencia fueron las carreras de velocidad en atletismo, deporte que practicó por unos cuatro años.

Años más tarde, pondría en práctica lo aprendido como competidor de triatlón en China, especializándose en carreras de Medio Ironman y en distancias olímpicas. El año pasado se clasificó para el Mundial de Medio Ironman, que está previsto para noviembre, en Nueva Zelanda. El mantener una buen estado físico lo motivó hace cinco años a tomar la decisión de ser vegetariano.

Estudió Administración de Empresas en la Universidad San Francisco de Quito. Desde el segundo año aprovechó las vacaciones de verano para ir a Estados Unidos a trabajar y practicar inglés. Laboró para un parque de diversiones en Ohio, una empacadora de salmones en Alaska y una empresa de decoración de casas en Los Ángeles, propiedad de un tío.

A finales del 2011 se postuló para una beca de postgrado que otorga el Gobierno chino y resultó elegido. En agosto del siguiente año llegó a Pekín para estudiar una Maestría en Negocios Internacionales, en la Universidad de Lenguaje y Cultura de Pekín.
Desde el primer mes en China comenzó a viajar. Recorrió el centro y el sur del país. También Birmania, Camboya, Vietnam, Malasia, Filipinas y Laos.

Al poco tiempo de haber llegado a China conoció a la italiana Giada Esposito, su actual esposa y con quien tiene un hijo de 6 años.

Su plan era establecerse en el país asiático. Luego de graduarse, en el 2014, comenzó a estudiar un doctorado en Mercadeo y Comercio Internacional, en la Universidad de Economía y Negocios Internacionales, de Pekín, y rápidamente consiguió trabajo en The China Guide, una agencia de viajes en línea, en la que comenzó como pasante y terminó como Gerente General. Uno de sus logros durante más de tres años en la firma fue haber ayudado a desarrollar el mercado en español.

Desde el 2018 labora como Gerente de Marketing para Bespoke Travel, una empresa de turismo de lujo y corporativo en China. Sus clientes son diplomáticos, artistas del cine y la música, multinacionales como Google, Nike, Apple, entre otras.

También es voluntario para la comunidad de emprendedores Startup Grind, en la capital china, donde estuvo a cargo del mercadeo por un año y actualmente es Codirector. Una experiencia que le ha permitido formarse como orador y moderador de eventos.

Sarah Keenlyside, CEO de Bespoke, destaca la energía y pasión de Andrés en su trabajo. Jelte Ansgar, director de Startup Grind en China, relieva su determinación para conseguir lo que quiere.

La conexión con la comunidad de ‘start ups’, lo llevó a desarrollar junto al brasileño André Queme, en 2018, la plataforma LatAm-China, que conecta a empresarios de Latinoamérica y China, que buscan crecer en tecnología. Kaha Gogiashvili, uno de sus socios en el proyecto, lo considera un líder inspirador y una persona con sentido del humor.

“China me formó como profesional, líder, atleta y padre. Me enseñó que a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia, tenemos mucho en común cuando existe el interés de formar puentes”, cuenta vía telefónica desde Ambato, donde se halla actualmente realizando consultorías para ‘start ups’ ecuatorianas. Su futuro en China es incierto por la emergencia del covid-19.