Ximena Benavides fundó Plazanaya en 1994. Oferta artesanías en madera, peltre, cerámica, bordados  y más. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Ximena Benavides fundó Plazanaya en 1994. Oferta artesanías en madera, peltre, cerámica, bordados y más. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Redacción Quito
(F) 
Contenido intercultural
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

La artesanía que se reinventa y evoluciona

8 de noviembre de 2019 15:06

Un espacio que reúne artesanía ecuatoriana de calidad se puede encontrar en Plazanaya. Esta tienda, que abrió sus puertas en 1994, la fundó Ximena Benavides y con los años ha evolucionado para adaptarse a los cambios del mercado; hoy busca potenciar su negocio a través de estrategias digitales.

La oferta inicial consistió en camisetas y postales. Más adelante empezaron a trabajar con artesanos y artistas locales, principalmente quiteños, logrando diversificar su oferta.

En Plazanaya, cuyo nombre significa ‘nuestra plaza’, el cliente puede encontrar una amplia selección de artesanías; las que más se demandan son en cerámica, madera, peltre, ropa de alpaca, cuadros y bordados de zuleta.

Aunque la clientela es amplia, los principales compradores son los turistas extranjeros, que luego de su visita al país desean llevarse un recuerdo. Además, otro grupo importante son los clientes corporativos, que adquieren regalos para directivos, inversionistas o empleados de compañías.

La demanda nacional también ha crecido, especialmente porque los ecuatorianos han empezado a apreciar el producto local, aseguran en Plazanaya, aunque en sus primeros años fue un reto llegar a este público.

Según Benavides, con este negocio buscan la revalorización de las raíces, las tradiciones y la cultura ecuatoriana. Sus esfuerzos son para que la artesanía sea vista como un producto de calidad y que logre llegar al público ecuatoriano y extranjero.

El equipo de Plazanaya colabora con los artesanos en la creación de sus obras, dando ideas sobre el diseño y uso de materiales, con el objetivo de asegurar la calidad del producto final, señala Benavides. “Trabajamos para crear diseños únicos y originales, que no se consiguen en otras tiendas; así nos diferenciamos de la competencia”, explica la líder de esta iniciativa.

Para agregar un producto a su oferta en Plazanaya son muy estrictos. No importa solo el diseño, sino también el material usado, de dónde se inspira dicho trabajo o la historia que hay detrás.

Esto es transmitido al cliente que visita la tienda. Antes de adquirir una pieza, se solicita información sobre el artesano que elaboró dicha artesanía, la historia que guarda o su significado para la cosmovisión ancestral.

Por otro lado, en Plazanaya buscan la reinvención y evolución del trabajo artesanal. Así se aseguran que los diseños sean vanguardistas y exclusivos. “Vendemos artesanía fina”, comenta Benavides.

Uno de sus clientes es Andrés Salazar, quien labora para una firma privada. Él frecuenta Plazanaya desde hace varios años y sus compras suelen ser regalos corporativos para distintas empresas y en esta tienda ha encontrado un sinónimo de calidad y buen servicio.

“Regularmente compramos obsequios para entregar a empresas nacionales y extranjeras. Con esta tienda siempre tenemos la seguridad de adquirir un producto de calidad y exclusivo, difícil de encontrar en otro lado”, señala este cliente.

Con los años la tienda ha experimentado muchos cambios. Plazanaya llegó a tener seis locales en diferentes ciudades de Ecuador, pero debido a las dificultades económicas del país y la disminución en la afluencia de turistas, hoy se concentran en un solo local, ubicado en Quito.

Francisco Cevallos, hijo de Benavides, comenta que se han enfocado en este almacén para brindar la mejor experiencia, pero ya trabajan para volver a expandirse en Ecuador y en el extranjero.

Además, los dueños del negocio también son conscientes de los cambios en los hábitos y la manera de consumir. Es por ello que han puesto sus esfuerzos en potenciar el negocio en redes sociales. Esto les ha permitido aumentar sus ingresos. “En la tecnología hemos encontrado una gran herramienta para alcanzar a un mayor público”, señala Cevallos.

Otra estrategia es implementar una tienda ‘e-commerce’, que se planea lanzar la primera semana de enero de 2020.

DETALLES

1994 fue el año en que Ximena Benavides empezó con su tienda de artesanías.

Plazanaya se deriva del idioma Kichwa y significa ‘nuestra plaza’, que se relaciona con uno de sus objetivos, ser un espacio para el artesano ecuatoriano.

La tienda emplea a cinco personas, para la atención al cliente. Estas dominan hasta cinco idiomas para poder atender adecuadamente a turistas y clientes extranjeros.

La venta en línea es la más reciente estrategia de la tienda. Los clientes pueden visitar su página de Facebook para conocer sus productos y realizar pedidos desde otras ciudades.