La aplicación funciona para todo tipo de negocios. El objetivo es dinamizar la economía y generar empleo. Foto: Cortesía

La aplicación funciona para todo tipo de negocios. El objetivo es dinamizar la economía y generar empleo. Foto: Cortesía

Lizette Abril
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

Azogues tiene su aplicación de delivery

14 de marzo de 2022 13:52

AzoExprés es una empresa que brinda el servicio de entrega a domicilio de alimentos y otros productos en Azogues y los cantones aledaños.

Como el ‘Rappy de Azogues’ le conocen en la capital cañarense a AzoExpress. Es una aplicación de delivery que trabaja con los locales comerciales para la entrega de productos a domicilio.

Restaurantes, panaderías, floristerías, farmacias… se unieron en el2019 a la iniciativa de Leonel Ochoa, un abogado azogueño, quien tenía el objetivo de dinamizar la economía de la ciudad e innovar en la forma de vender.

Ese año llegó al cantón Gualaceo por casualidad y se dio cuenta que allí ya existía ese modelo de negocio y decidió implementarlo en Azogues. Por falta de recursos, inició operando bajo el modelo de ‘call center’ en una oficina ubicada en el centro de la ciudad. Desde ahí, tres secretarias se encargaban de receptar los pedidos, llamar a los locales para que los preparen y enviarlos con los tres motorizados con los que trabajaban.

Ochoa cuenta que invirtieron cerca de USD 20 000 para empezar a atender con un sofisticado sistema en el que guardaban los datos de los clientes. Además, compraron sus propias motos para los repartos, pero luego optaron por que los motorizados lo hicieran en sus propios vehículos.

La parte más difícil fue la de promocionarse en el mercado. Por ello, destinaron USD 10 000 a publicidad. De principio lo hacían por medio de redes sociales y estados de WhatsApp.

Este empresario quiso digitalizar las ventas y optó por comprar una aplicación en España, que no funcionó bien. Luego, se contactó con un grupo de desarrolladores ecuatorianos que crearon una app con la que trabajan actualmente y desde entonces, el negocio creció aproximadamente un 300%.

Él considera que ese crecimiento se debe a que no tuvo que competir con grandes empresas dedicadas al delivery que operan en las grandes ciudades. La idea llegó con algo innovador y cautivó a todos los locales modernos y tradicionales de Azogues.

Además, sostiene que migrar a la aplicación hizo que sus ganancias también crecieran, pues con las líneas telefónicas no lograban tener una facturación muy alta.
AzoExpress también fue una aliada para los negocios durante el confinamiento del 2020.

Según Ochoa, un gran porcentaje de locales pudo sobrevivir a la pandemia gracias a las ventas que hacían por medio de la aplicación.

En el 2021, incluso incrementaron los flujos diarios de caja. Por ejemplo, antes del confinamiento las facturaciones diarias eran de USD 300 y después subieron hasta USD 900. Actualmente trabajan con 90 locales en la aplicación y cerca de 200 que siguen vendiendo por medio del ‘call center’.

Ahora tienen cinco secretarias, una administradora, una persona que maneja las redes sociales y otra que es la encargada de administrar la aplicación. El número de motorizados se multiplicó por 10.

La aplicación tuvo tanta acogida que ya ahora cuenta con más de 70 000 usuarios, no solo de Azogues, sino también del cantón Biblián (Cañar) y Challaubamba (Azuay).

Hasta esas localidades del sur del país llegan cuando los pedidos se efectúan mediante Internet. Sin embargo, quienes viven en los cantones azuayos de Paute y Gualaceo, así como en Cañar y El Tambo (Cañar), pueden hacer sus pedidos por medio de llamadas telefónicas.

Sus planes a futuro son expandir los servicios a los cantones más cercanos de Azuay y Cañar e incorporar nuevos locales a la aplicación. Por motivos de seguridad y logística los pedidos se receptan desde las 08:00 hasta las 22:30 de lunes a domingo.

Ochoa comenta que los fines de semana son los días más movidos e incluso su personal no se da abasto para realizar todas las entregas, por lo que siempre buscan nuevo personal.