La planta de producción de la marca Flavia se ubica en Cayambe. La materia prima es cacao de fino aroma que se cultiva en Flavio Alfaro, Manabí.

La planta de producción de la marca Flavia se ubica en Cayambe. La materia prima es cacao de fino aroma que se cultiva en Flavio Alfaro, Manabí. Foto: Diego Pallero / Líderes

Evelyn Tapia
Redactora (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 20
No 1

Tueste y fermentación, las claves en su chocolate

2 de abril de 2019 10:09

Las notas aromáticas herbales de nueces, frutales y florales de las matas de cacao que crecen en el cantón manabita Flavio Alfaro cautivaron a Danilo Valencia, uno de los fundadores de la fábrica Alikakao. Esta produce chocolate y semielaborados de cacao en Cayambe, bajo la marca Flavia.

Valencia, ingeniero agroindustrial que trabajó como especialista de seguridad alimentaria en una multinacional, quería emprender su negocio propio de producción de chocolate con cacao de la variedad de fino aroma. Durante tres años buscó un fruto especial y, para ello, visitó varias provincias.

Finalmente, el emprendedor encontró en Flavio Alfaro a Santiago Arroyo y Melquiades Mejía quienes capacitan a pequeños productores de la zona en cultivos orgánicos y técnicas agrícolas, para tener mejor productividad.

En este proceso trabaja con Kakawen, una iniciativa orientada a la producción y venta de derivados de cacao arriba. Valencia concretó con esta una alianza estratégica y ahora son socios.

Mary Arias y Santiago Villalba, dos amigos que conoció en la multinacional en la que Valencia laboró, se sumaron como socios capitalistas y en marzo del 2018 se abrió la fábrica en Cayambe, con una inversión de USD 120 000 para el terreno y la infraestructura.

Kakawen acopia el producto y se encarga de que la pepa atraviese un proceso para alcanzar el nivel adecuado de fermentación que, según Valencia, es un factor clave para el sabor del chocolate.

Valencia destaca que en Flavio Alfaro, el cacao que crece en fincas no está “tan intervenido con variedades de clones y de un solo perfil aromático”.

Añade que otro valor agregado de la marca Flavia es que en la zona donde se cultiva la materia prima, hay plantas de cacao con genética que no es tan conocida y comercializada.

Son 350 pequeños agricultores de esta área quienes proveen de cacao fino aroma a Alikakao. De ellos, 50 obtendrán este año la certificación orgánica.

En la fábrica de Cayambe, el 60% de la producción corresponde a semielaborados como polvo de cacao, manteca de cacao y licor de cacao, que se vende a negocios que usan estos productos como insumos para chocolates, repostería, cosmética, etc.

Una de sus clientes es Rocío Cárdenas, dueña de Golky Cacao y Quinua. Ella compra polvo natural de cacao hace tres meses en esta planta. “Es difícil conseguir un buen proveedor de este tipo de insumos y con ellos nos ha ido excelente, el producto es de muy buena calidad y los precios son muy competitivos”, manifiesta.

El otro 40% de la producción corresponde a las barras de chocolate negro que se venden como producto terminado en presentaciones de 50 gramos (65, 72 y 80% de chocolate) y bocaditos de chocolate con leche.

El producto se vende en espacios como Natuorganic, con locales en Quito y el Valle de los Chillos. Este se especializa en productos orgánicos y saludables.

Tania Velasco, propietaria del sitio, cuenta que abrieron espacio a la marca Flavia porque es un producto que beneficia a comunidades agrícolas de Manabí y porque las barras están libres de preservantes y saborizantes. “Además de que los sabores son únicos, propios del cacao de fino aroma. Las barras tienen un porcentaje saludable de chocolate, aquellas de 70 y 80% de cacao son buenas para la salud”, dice.

El emprendedor cuenta que el reto más importante fue encontrar el punto ideal de tueste del grano para cada variedad aromática de cacao con la que trabajan. “En este negocio hay mucho celo en cuanto a las técnicas y al conocimiento, entonces tuvimos que investigar mucho, ir a libros antiguos para aprender más”.

Desde 2018, Alikakao ha atendido a alrededor de 30 clientes, entre empresas, emprendedores que alquilan la planta para maquila y negocios en los que se vende el producto final. Hoy factura algo más de USD 3 000 al mes.

La principal estrategia de promoción es la cata, en donde esperan que el cliente ecuatoriano aprenda a distinguir y disfrutar de este chocolate. Este año está previsto que salgan a la venta dos nuevos productos: chocolate con fruta y cremas de cacao con avellana y con maní.