opinion columnistas editorial

Ilustración: LÍDERES

Gabriel Figueroa
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Estrés

5 de noviembre de 2019 15:52

No tenerlo es utópico. Nadie se salva de esta. Pero hay matices y estrategias.

Para comenzar el estrés se puede dividir en estrés positivo (eustrés) y estrés negativo (distrés).

El primero es de vital importancia para nuestro desempeño, puesto que nos da energía, enfoque y fuerza. Todos lo hemos sentido en un momento de prisas, con proyectos importantes. Es un tipo de estrés que se siente bien y que es adaptativo a circunstancias retadoras.

El estrés negativo (el distrés), en cambio, nos quita energía. Es un sentimiento de agotamiento mental y físico, que sentimos durante o después de la tormenta, por ejemplo, cuando vamos de regreso a casa después de un día difícil de trabajo.

Lo que mucha gente no sabe es que comúnmente el eustrés, se transforma en distrés, si no descansamos, aunque sea un par de minutos cada 1-2 horas. La regla de dedo es sencilla: Si no logras balancear tu energía a lo largo del día, es decir, llegas agotado a casa, entonces no estás gestionando bien tu energía. Podrás ser muy eficiente en tu trabajo, pero estás siendo increíblemente ineficiente e ineficaz en tu vida. ¿Es tu caso?