Roberto Páez en su oficina, donde funciona Opimmus Coach. En el sitio se observan fotos de su familia y varios reconocimientos. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Roberto Páez en su oficina, donde funciona Opimmus Coach. En el sitio se observan fotos de su familia y varios reconocimientos. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Carolina Enriquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 0

Creció en la banca y hoy es ‘coach’ en valores

8 de marzo de 2018 19:11

En 1977, en el país, nadie sabía para qué servía su profesión. Roberto Páez regresó de Canadá luego de graduarse de psicólogo social en la Universidad de Loyola.

41 años después el interés en esa carrera le sirvió para ser reconocido como Trainer del Año 2017 en Barcelona (España). Sin embargo, en el camino para alcanzar ese logró se alejó por más de 20 años de las actividades vinculadas con la sociedad y la conducta humana.

A inicios de la década de 1980, un colega le invitó a participar en el diseño y la generación del modelo de desarrollo organizacional del desaparecido Banco Popular. Fue el inicio de una amplia trayectoria en el sector financiero ecuatoriano.

En esos años se vinculó al marketing, donde aplicó los conocimientos que aprendió en una certificación de la Asociación de Marketing Financiero de los EE.UU. Trabajó en el impulso y desarrollo de otra novedad para la época: las tarjetas de crédito.

Diners, Banco La Previsora, Visa, entre otras, fueron algunas de las empresas para las que laboró.

El sicólogo social y ‘trainer’ junto a Simón Dolan, impulsor  y difusor de la metodología de ‘coaching’ por valores. Publicará un libro con él. Foto: Archivo Personal

El sicólogo social y ‘trainer’ junto a Simón Dolan, impulsor y difusor de la metodología de ‘coaching’ por valores. Publicará un libro con él. Foto: Archivo Personal

Roque Iturralde conoció a Páez en 1984, cuando trabajaron en el proyecto de cambio de marca de La Favorita a Supermaxi. Él cuenta que en ese entonces se forjó una larga relación laboral y de amistad. “A Roberto lo veo como una persona brillante, inteligente, innovadora y que está permanentemente en la búsqueda de alternativas de vanguardia en el manejo de mercadeo, recursos humanos, asuntos corporativos, etc.”.

Del tiempo como banquero le quedan lecciones de vida. Alguna vez tuvo que escoger entre la conveniencia y la integridad; al acogerse a este último valor perdió su trabajo, pero supo que era la decisión correcta para mantener su imagen y su carrera en el sector.

En el 2007, agotado y con ganas de darle un giro a su vida, dejó el sistema financiero tras su gestión en Banco Solidario. No lo dudó y regresó a su pasión original, la sicología social.

“Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida”, dice tarareando un bolero. En los últimos años, de hecho, volvió a conducir moto, ‘hobbie’ que dejó por años tras un accidente de tránsito en la Panamericana Norte.

En su oficina, en el norte de Quito, recuerda que durante el tiempo que buscaba regresar a la psicología descubrió el ‘coaching’, una nueva profesión a la que define como una manera para potenciar lo mejor de cada persona.

Las motos son una de las pasiones que tiene Páez.  En este vehículo recorre las carreteras del país desde sus años de juventud. Foto: Archivo Personal

Las motos son una de las pasiones que tiene Páez. En este vehículo recorre las carreteras del país desde sus años de juventud. Foto: Archivo Personal

Para avanzar en esto era necesario contar con los conocimientos. En 2011 obtuvo una certificación como ‘coach’ y un año más tarde alcanzó el título de ‘master coach’.

A la par abrió su actual empresa, Opimmus Coach, la cual brinda servicios de asesoría en desarrollo humano para personas y compañías. Su socia, Natalia Vaca, admira la capacidad que tiene Páez de armar, en poco tiempo, programas de capacitación.

Para ambos, entregar valor agregado a sus clientes es fundamental. Es por ello que como parte de su oferta cuenta con el denominado ‘coaching’ por valores.

Se trata de una metodología a través de la cual se busca impulsar los valores de las personas para potenciar el de las organizaciones. Con ello se puede generar cambios perdurables en las conductas humanas y corporativas.

Páez se inclinó por esto debido a que cree que ya no es posible mantener la situación en la en que se encuentra la sociedad actual y es clave rescatar los valores.

¿Cómo llegó a este punto? Influyó en ello el trajinar de la vida, pero también el haber conocido, a través del ‘coach’ español David Alonso, a Simón Dolan, desarrollador de la metodología y de una herramienta lúdica, llamada El Valor de los Valores, que ayuda a identificar y jerarquizar los valores que tienen las personas de una manera fácil, rápida y divertida.

Páez conoció el juego en 2012, en Barcelona. “Tengo que traerlo a Ecuador”, se dijo a sí mismo.

Se trata de cartas con 51 valores, divididas en tres grupos de 17, cada uno identificado con un color (rojo, verde o azul), vinculados a la ética, la realidad, el desarrollo... En cada una de las cartillas aparece una imagen caricaturizada de un león que realiza la acción a la que representa el valor.

Las personas que trabajan con el mecanismo seleccionan cinco valores y el ‘coach’ ayuda potenciar los que ya están aplicando en su vida diaria y a desarrollar aquellos en los que todavía les falta.

El uso de esta herramienta, más los conocimientos de Dolan, han marcado tanto al sicólogo ecuatoriano que ahora está escribiendo un libro junto a él, próximo a lanzarse. Además, se ha convertido en ‘trainer’ de dicha metodología.

En él sí se aplica el dicho de hechos y no palabras. Aplica sus cinco valores claves: felicidad, familia, integridad, trabajo y bienestar.


Detalles

Formación. En 2003 terminó una maestría en comunicación organizacional. Es entrenador en ‘coaching’ por valores. Es conferencista internacional, mentor ejecutivo y personal.
Vida personal. Con 600 sucres, que ahorró en diferentes trabajos de adolescente, compró su moto Yamaha 125. Ahora tiene un Suzuki 650, con la que recorre carreteras del país. Otra pasión es montar caballos.

Una firma que busca desarrollo humano

Opimmus Coach
es una firma ecuatoriana que brinda servicios de asesoría, soporte, investigación, montaje de programas y proyectos relacionados con temas de recursos humanos, administración de empresas, desarrollo comunitario...

La compañía nació hace 10 años y, a decir de Roberto Páez, quien está casado y es padre de tres hijos, es el resultado de “un sueño” para ofrecer servicios de ‘coach’.

“En un inicio, la empresa se conformó como una organización dedicada a la prestación de servicios en variados campos del quehacer empresarial y especialmente en el ámbito de la responsabilidad social empresarial, pero poco a poco ha ido focalizando su oferta de servicios específicos, al desarrollo humano y organizacional, a través de programas y proyectos de coaching, ‘mentoring’ y formación de ejecutivos en empresas”, dice su web.

A inicios del 2014 Páez adquirió la totalidad de las participaciones accionarias, para ceder una porción minoritaria de las mismas a las directoras de ‘coaching’ y desarrollo organizacional. De esta manera, “la organización es en la actualidad propiedad de los ejecutivos que trabajamos en ella”.

En el sitio trabajan ‘coaches’ certificados, consultores organizacionales en desarrollo humano y facilitadores de procesos formativos en áreas de talento humano. La compañía dice que su objetivo es convertirse en un referente en el mercado por su modelo integral y diferenciador de consultoría y ‘coaching’ para el desarrollo humano y organizacional. Allí, el ‘coaching’ por valores es fundamental.